Un “MURO VERDE” en Plaza Alvear (Recoleta)

April 24th, 2015 Comments off

Hace 2 semanas se advirtió una construcción en plena Plaza Alvear (comúnmente llamada “Plaza Francia”) en Recoleta: se comenzaron a hincar columnas de hormigón armado para la colocación de un “Muro Verde” de la empresa Green Walls.

Según información recabada en el lugar, se trataba de una estructura sólida de 5m de altura por 6 de ancho aproximadamente, cubierta con variedad de plantas que dibujarían la leyenda “Buenos Aires Ciudad verde”.

El “muro” comprometería las visuales del conjunto de alto valor patrimonial conformado por la plaza, y el conjunto edilicio histórico conformado por la capilla del viejo Asilo “General Viamonte” del Centro Cultural Recoleta, la barranca y la recova.

De manera inmediata Basta de Demoler se comunicó con la Subsecretaría de Uso del Espacio Público para manifestar su preocupación y rechazo a esta iniciativa, por tratarse de un APH (Area de Protección Histórica) y por alterar una zona de alto valor histórico.

Luego de esta comunicación se retiraron las estructuras y se cubrieron los hoyos con césped.

Los muros verdes, que resultan un aporte modesto pero visualmente llamativo al verde de la ciudad, encontrarán seguramente un lugar más adecuado para publicitarse, sin interferir con un paisaje tan valioso y valorado como referencia de los vecinos de Recoleta.

IMG_1068

IMG_1069

MÁS INFORMACIÓN

COMUNICADO DE PRENSA: Poder Ciudadano y FARN apoyan a Basta de Demoler tras la demanda millonaria del Gobierno de la Ciudad

February 20th, 2015 Comments off

COMUNICADO DE PRENSA DE BASTA DE DEMOLER

Poder Ciudadano  y FARN apoyan a Basta de Demoler

 

Las reconocidas instituciones se presentaron como “amigos del tribunal” en apoyo de Basta de Demoler en el expediente de la demanda por “daños y perjuicios” del GCABA.

 

Buenos Aires, 13 de febrero 2015: bajo la figura del “Amicus Curiae” (amigos del tribunal), las organizaciones Poder Ciudadano y Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) se presentaron en la demanda por daños y perjuicios iniciada por el GCBA en apoyo de Basta de Demoler, Santiago Pusso y Sonia Berjman, firmantes del amparo que logró preservar la Plaza Intendente Alvear cuando se pretendía construir allí la estación de Subte Plaza Francia de la Línea H del subte.

La figura del “Amicus” permite la intervención de terceros ajenos a una contienda judicial, aportando argumentos de hecho y de derecho, a efectos de  colaborar con  el tribunal en la solución del litigio.

Varias ONGs, entre ellas Greenpeace, Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), World Monuments Fund, expresaron su preocupación por esta demanda, por considerar que persigue un fin intimidatorio contra personas u organizaciones que recurren a la Justicia en defensa del interés público.

Más información aquí

Demanda por preservar un espacio público:

 

El Gobierno de la Ciudad  presentó una demanda por “daños y perjuicios” por $ 24.000.000 con inhibición de bienes contra la asociación civil “Basta de Demoler”, Santiago Pusso (vicepresidente) y Sonia Berjman, amparistas en la causa judicial que se inició para preservar la Plaza Intendente Alvear en Recoleta (Av. Pueyrredón y Libertador), cuando se pretendía construir la estación de subte “Plaza Francia” en ese terreno.

La demanda recayó en el Fuero Contencioso Administrativo y Tributario N° 6, secretaría 12, a cargo de la jueza Patricia López Vergara. La inhibición de bienes fue rechazada en primera instancia, siendo apelada por el GCABA y posteriormente rechazada nuevamente por la Cámara de Apelaciones.

Gobierno de la Ciudad demanda a Basta de Demoler por defender una plaza histórica

November 20th, 2014 Comments off

El Gobierno de la Ciudad  presentó una demanda por “daños y perjuicios” contra la asociación civil “Basta de Demoler”, Santiago Pusso (vicepresidente) y Sonia Berjman, amparistas en la causa judicial que se inició para detener la destrucción de la Plaza Intendente Alvear en Recoleta (Av. Pueyrredón y Libertador), cuando se pretendía construir la estación de subte “Plaza Francia” en ese terreno.

Según el Gobierno, la intención de los amparistas fue “con el solo propósito de obliterar una obra pública destinada a la prestación de un servicio público”; y que estos procesos obstruccionistas “sólo pueden concebirse en el marco de una acción política que, so pretexto de proteger el medio ambiente, se dirigiera a impedir o entorpecer la gestión de gobierno y las obras dentro de la Plaza Alvear”.

 

“Confirman la clausura de cocheras sobre plazoletas”(La Nación)

April 7th, 2015 Comments off

Funcionaban sobre Corrientes, entre Jorge Newbery y Olleros, frente a la necrópolis

 Sala III de la Cámara en lo Contencioso Administrativo porteño ratificó la sentencia de la jueza Lidia Lagos que ordenó al gobierno de la ciudad clausurar las playas de estacionamiento que funcionaban en dos plazoletas situadas sobre la avenida Corrientes, entre Jorge Newbery y Olleros, frente al cementerio de la Chacarita.

Los camaristas recordaron que las plazoletas están categorizadas como urbanización parque (UP) y que la ordenanza 46.229 prohíbe otorgar permisos de usos sobre esos espacios públicos.

Según informó el portal IJudicial.com, la Sala III ordenó clausurar las playas de estacionamiento “y/o cualquier otra actividad no compatible con el distrito UP”.

En su argumentación, los jueces Gabriela Seijas y Hugo Zuleta (el tercero, Esteban Centanaro, no suscribió por encontrarse de licencia) rechazaron la pretensión oficial volcada en la apelación del fallo de primera instancia de excluir a las mencionadas plazoletas de la regulación vigente por tratarse de superficies no verdes, sino cementadas.

“Nótese que su postura [la de la recurrente] radica en sostener que la plazoleta en cuestión no conforma un espacio verde, sino una plazoleta seca, que no es la transcripta en la normativa que regula el área amparada”, sostuvieron los magistrados. Destacaron que el hecho de que la plazoleta sea “seca o no” no hace mella a su inclusión dentro de la prohibición que establece la mencionada ordenanza 46.229.

Por último, la cámara habilitó al gobierno de la ciudad a continuar con el desarrollo y ejecución del centro de transferencia proyectado para el área. “La manda impuesta se ha limitado a ordenar la clausura de las playas de estacionamiento que funcionaban (…), mas no impide la realización de obras de infraestructura”, dijeron.

Sobre la Impermeabilización de La Plata: “Si hoy cae una tormenta como la de 2013, otra inundación es inevitable”

April 7th, 2015 Comments off

“Nosotros hicimos un estudio de simulación donde reproducimos la tormenta del 2 de abril pero con una ciudad en la que cada manzana se transformaba en un bloque de cemento, es decir sin patios ni pulmones de manzana. Y el resultado es que la inundación hubiera sido del doble de agua, por no tener dónde ir más que por las calles. Con lo cual si la tendencia fuera a eliminar pulmones de manzana y los espacios donde puede acumularse agua, el día de mañana si tuviera una lluvia como la que tuvimos pasaríamos de tener, por ejemplo, 1,50 de inundación a 2 metros. Si se hiciera un análisis de conjunto no debería haber excepción que valga, sobre todo con estos antecendentes.”

“Alturas de Buenos Aires” Vecinos de la Comuna 10 buscan controlar las alturas en sus barrios. (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

Alturas de Buenos Aires

De cómo la Ley Abrevaya volvió a la vida de la mano de los vecinos de la Comuna 10, que buscan controlar las alturas en sus barrios

Uno de los dogmas más berretas de la industria de la construcción –especuladores, sus proveedores y arquitectos a sueldo– es que la altura y la densidad urbana son lo que necesita la humanidad. Como a los que pagan les importan un pitillo estos temas intelectuales, les dejan la discusión a los que cobran, que inmediatamente revierten a sus años de facultad: hablan en el aire y no se dan por enterados de la ciudad real ni aunque tengan que gritar por encima del tránsito.

Este supuesto debate es tan burdo, que hasta se usan conceptos cuerdos para justificar las torres. Por ejemplo, los ecologistas serios cuestionan los suburbios y los countries por el enorme desperdicio de recursos, por la obligación de usar autos que crean físicamente y por la cantidad de tierra que devoran. Este es un argumento a favor de la vida urbana, que con mayor densidad genera una mayor economía de recursos energéticos, naturales y constructivos.

Pero no es un argumento a favor de transformar a Buenos Aires en una suerte de Hong Kong o, más probable, de San Pablo. Estas anarquías espectaculares fueron construidas, respectivamente, por la falta de espacio y la falta de límites a la industria favorita del macrismo. El resultado es agobiante, sucio, inhumano y muy rentable para los que lo originaron.

Con lo que no extraña que los vecinos de esta ciudad estén por delante de los especuladores y sus empleados, exigiendo un límite de los fuertes a las alturas porteñas. Es una gran idea, porque con una medida se solucionan varios problemas muy reales y críticos: se salvan piezas patrimoniales por el simple expediente de no permitir grandes edificios donde hay casas (se cambia la lógica económica), se modera la cantidad de autos en las calles y se baja la sobrecarga en la infraestructura urbana.

Un caso concreto permite apreciar esta inteligencia vecinal. Resulta que en 2010 el entonces diputado porteño Sergio Abrevaya había presentado un proyecto de ley de esos que son como el ajo para los vampiros. Abrevaya proponía bajar la altura máxima permitida en todos los barrios residenciales a nueve metros. La idea era muy simple a propósito, ya que legalmente toda zonificación “Rb”, residencial, pasaba a tener un tope de nueve metros sin peros ni discusiones. Como el Código Urbano es deliberadamente confuso y bizantino, los especuladores y sus socios en el gobierno –en éste sobre todo, pero en los anteriores también– siempre le encuentran la vuelta a subir con los edificios. Hay tangentes, enrasamientos, anchos de avenidas, excepciones y simples creatividades poéticas para sacar un pisito de más. Abrevaya explícitamente eliminaba toda posibilidad de interpretación y poética legislando que nueve metros son nueve metros en todo lugar y lote.

El proyecto fue odiado por el macrismo y murió. Abrevaya preside hoy el Consejo Económico y Social, esa entidad multisectorial y pluripartidaria que está estudiando la ciudad como pocas veces se hizo, y es precandidato a jefe de Gobierno. Resulta que los vecinos de la Comuna 10 se enteraron de ese proyecto de ley, mientras buscaban maneras de frenar la ofensiva de las torres en sus barrios. Como se detalló en este suplemento, un símbolo de esa ofensiva es el proyecto de TGLT en la fábrica Hüser de Floresta, una mole enorme en un barrio donde todo tiene planta baja y a lo sumo primer piso. Pero la entrada de las torres en este barrio y en otros consiste fundamentalmente en una gran cantidad de edificios de ocho, diez u once pisos en las avenidas, más todas las excepciones, FOTs de parcelas englobadas y triquiñuelas de código posible. El macrismo en funciones siempre acepta estas cosas.

Abrevaya y los vecinos se juntaron y de ahí surgió un proyecto de ley muy novedoso y detallado para los barrios de Villa Real, Versalles, Floresta, Monte Castro, Vélez Sarsfield y Villa Luro. Quien conozca estas áreas sabrá que consisten en un gran área residencial, de las que tienen kilómetros de cuadras de casas y más casas, abundantes jardines y pocos comercios, excepto en avenidas como Jonte o Nazca, que funcionan como sus centros. De hecho, estos barrios gravitan comercialmente hacia Flores o Villa del Parque, “Centros” subsidiarios donde hay entretenimiento, comercio y servicios.

Lo que buscan los vecinos es limitar usos, como prohibir los hoteles y pensiones, pero sobre todo retomar el tema de las alturas. El proyecto de ley retoma la idea de los nueve metros como máximo absoluto en todas las calles y todos los casos, sin excepciones ni contextos que valgan. La altura máxima en avenidas bajará de 18 a 12 metros, con un detalle importante: que esa altura máxima es aplicable a avenidas E3, o sea avenidas “de verdad”, anchas y con tránsito hacia otras zonas de la ciudad. Las avenidas “truchas”, sólo de nombre –como por ejemplo la parte estrecha de Dorrego, en Colegiales– tendrán la altura máxima de una calle, que es lo que son en la vida real.

¿Tendrá aire este proyecto? Los vecinos de la Comuna 10 prometen que sí y diagnostican que es la única manera de parar la destrucción de sus barrios. En año electoral, tienen varios huecos por donde colarse y lograr una de las tantas cosas que el PRO no quiere que ocurran.

VER NOTA COMPLETA

“El desalojo de la Casa Pantano” (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

El viejo barrio del Abasto está viviendo un clarísimo proceso de gentrificación, fea palabreja que designa el reemplazo de una población de un sector urbano por otro más rico. El Abasto fue de clase obrera y especializado en el comercio de ese mercado, pero desde que el formidable edificio se transformó en shopping, arrancó el negocio inmobiliario con todo. Quien lo recorra verá los agujeros de este “despegue”, la pérdida de personalidad del barrio, la destrucción sistemática de piezas patrimoniales, la ausencia de bares y restaurantes baratos, la aparición de torres brutas y edificios tontos.

Lo que no se ve tanto son los desalojos, la expulsión de los vecinos de antes para crear estos negocios inmobiliarios. Con lo que la Casa Pantano es un ejemplo visible de lo que pasa todo el tiempo, y sólo porque sus habitantes decidieron dar pelea y no dejarse correr. La Pantano es uno de los ya raros edificios de renta de fines del siglo 19 que nos van quedando, una gran fachada italianizante en Carlos Gardel 3151 que esconde largos patios con galería y piezas de techos altísimos. Los vecinos de Abasto cuentan que el inquilinato pertenecía a una señora que, típicamente, cobraba cada semana pero no arreglaba el edificio, total era viejo. Ante el reclamo de los habitantes, la dueña vendió.

La Pantano está en la cuadrita “tanguera”, una puesta en escena urbana de bastante poco gusto inventada por el gobierno porteño para que los turistas se saquen fotos. Poca cosa, pero alcanzó para que los especuladores compraran la Pantano para destruirla y vender una torre por la ubicación. Un problema era que el caserón tenía una catalogación estructural, que impide hacerla desaparecer, pero eso se solucionó rápidamente bajándola a cautelar, que sólo obliga a preservar la fachada. Para algo hay amigos, ¿no?

Falta, sin embargo, sacar a los inquilinos y también bancarse la lupa del cambio administrativo de nivel de catalogación. El primer capítulo arranca mañana a las 17 en la puerta de la Pantano, con una movilización de los vecinos, una radio abierta, juegos para chicos y la presentación de un proyecto para que la casa se transforme en un museo de la vivienda social. Convocan 16 organizaciones sociales, comuneras y legisladores porteños

VER NOTA COMPLETA

La plazoleta Elías Alippi: el triangulito de las rejas que costo de casi dos millones de pesos (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

Plazoleta Allipi

La pasión por enrejar espacios públicos que exhibe el macrismo está claramente fuera de control. Para demostrarlo, basta ver el absurdo en que transformaron la diminuta plazoleta Elías Alippi, un triángulo creado por el errático curso de la avenida Estado de Israel donde corta Guardia Vieja y Lambaré. La plazuela es literalmente un recorte en la grilla urbana con algunos árboles en la vereda y absolutamente nada más. Este tipo de plazoleta suele tener un farol o a lo sumo un copón decorativo o el busto de un prócer menor, pero la Alippi se conformaba con un banco donde, cuentan los vecinos, a veces dormía un sin techo. La plazoleta era la nada misma, un hueco, y su único problema es que la usaban para dejar las bolsas de la basura.

Pero aun sin nada material que proteger, la Comuna 5 tiene ahora este triángulo enrejado a un costo de casi dos millones de pesos, más un poste amarillo con el nombre de la plazoleta y un par de inscripciones incomprensibles. Por ejemplo, según el cartel uno está en la “coman 5” o, si se quiere, en el barrio de “ALmAGrO”, escrito de esta manera ¿divertida?, ¿merecedora de un antidoping? En su interior sigue el banco y quedó el poste del medidor de luz, se ven manchas de cemento y un par de caños que asoman del embaldosado, y nada más.

VER NOTA COMPLETA

“El petit hotel de María Julia” (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

La comunera de Recoleta Gabriela Castillo (FpV) se presentó ante la Justicia y logró este jueves una precautelar que suspende la demolición del petit hotel de la calle Junín que fuera el sueño de María Julia Alsogaray. Pese a la ley Anchorena, que protege este tipo de edificios en ese barrio, el gobierno porteño había autorizado la demolición total de la casona en estilo francés de cuatro plantas.

El juez Guillermo Scheiber le ordenó al Gobierno de la Ciudad que “suspenda de manera inmediata los efectos de la autorización de demolición otorgada para el inmueble sito en la calle Junín 1435 de esta Ciudad y adopte las medidas necesarias para que se suspendan de inmediato las tareas enderezadas a ese fin, y (ii) a la empresa demoledora ROCIO VIAL SRL y a la Directora de Obra, Nilda Justa Cisneros, que de manera inmediata suspendan la demolición del inmueble”.

Scheiber hasta hace una reflexión interesante en sus fundamentos, explicando que “el principal interés a tutelar en el caso radica en asegurar la no frustración de la adecuada protección de los bienes colectivos involucrados en autos en los términos de las normas constitucionales y legales referidas que han merecido un calificado tratamiento por parte de los órganos representativos. En tal sentido, no puede desconocerse que el barrio de Recoleta posee características tipológicas muy determinadas que lo singularizan y convierten en uno de los espacios distintivos de la Ciudad, destacado por propios y extraños y fomentado turísticamente por el propio Gobierno de la Ciudad”.

Castillo festejó el fallo diciendo que “pone un límite a la voracidad de las presiones inmobiliarias, que en su afán de construir quieren arrasar con el patrimonio histórico y arquitectónico de Recoleta. Esta vez le tocó al petit hotel de María Julia, uno de los iconos de la corrupción menemista, que estaba siendo demolido en flagrante violación de toda la normativa de Protección Patrimonial”.

VER NOTA COMPLETA 

Lo que queda de la casa de Carriego se está degradando porque el gobierno porteño no cumple con el fallo de reconstruir lo que demolió. (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

Los yuyos de Carriego

Lo que queda de la casa del poeta se está degradando porque el gobierno porteño no cumple con el fallo de reconstruir lo que demolió.

Los vecinos de la Comuna 14 encontraron una frase perfecta para definir la situación de la tapera que fue hasta hace poco la casa del poeta Evaristo Carriego: “Mientras los abogados del Gobierno de la Ciudad malgastan nuestros recursos utilizando cuanto vericueto legal encuentran para retrasar el cumplimiento del fallo que les ordena reconstruir la casa, la maleza avanza sobre las baldosas”. Como se ve en la foto, tomada desde un balcón vecino, los yuyos tapan los pisos de la casa. No es el patio, sino los interiores a los que les demolieron los techos y ahora vuelven a su estado natural, de pampa.

La destrucción de la casa de Carriego, en Honduras a metros de Coronel Díaz, arranca en septiembre de 2012, cuando el ministerio de Cultura porteño anunció una “restauración” del pequeño edificio, sede de una biblioteca especializada en poesía. La casa es vieja, de más de un siglo, y es de ese estilo criollo italianizante que alguna vez fue el mismo tejido de esta Buenos Aires y ahora es una rareza de especialistas. Es una casita modesta, de zaguán y patio, ambiente al frente, un par de piezas para atrás, baño y cocina, una escalera y un cuarto de altos. Materialmente, es todavía más modesta, con barro y cal como cementos, viguerías de madera y techos de ladrillo apoyado, cubiertos con chapas. Apenas el ambiente del frente mostraba el lujo de un cielorraso de yeso, con alguna moldura.

Los que vieron arrancar la obra y se enteraron de que no era una restauración fueron los vecinos de esa zona de Palermo. Rápidamente quedó en claro que la iban a demoler casi completamente y le iban a agregar un piso completo, asomado groseramente sobre la calle, cosa de que todos se enteraran. Los vecinos realizaron un abrazo, luego otro, y finalmente presentaron un amparo, que fue rechazado. Ahí la cosa se puso complicada, porque apelar un amparo no es fácil ni rápido, con lo que tomó un año que la Justicia volviera a decidir. En ese año había desaparecido ya casi toda la casa y lo que quedaba era un obrador, lleno de bolsas de cemento y materiales.

VER NOTA COMPLETA

Una cuadras, dos demoliciones polémicas; ¿Cómo se autorizo la demolición del Petit Hotel de María Julia?; “Un símbolo del menemismo” (Página12)

March 15th, 2015 Comments off

La residencia de Junín 1435 estaba en buen estado de conservación y protegida por ley, pero está siendo destruida para construir un edificio. El embargo de 2000, el remate de 2009 y el cambio de manos de la casa.

(…)

El petit hotel fue vendido en 2009 en subasta pública por algo menos de un millón de dólares, un 40 por ciento menos de lo que se calculaba fuera su valor de mercado. El edificio permaneció cerrado, aunque fue discretamente ofrecido en alquiler para cualquier negocio hotelero o gastronómico, o como sede empresarial. Para 2012 estaba nuevamente en venta, a casi dos millones de dólares, y en algún momento de 2013 cambió de manos.

El destino final del edificio es su desaparición, pese a la protección patrimonial que debería proteger aunque sea su fachada. Como todo edificio construido antes del primero de enero de 1941, la casa de la calle Junín tiene un trámite especial y no puede ser demolido sin aprobación de un ente específico, el CAAP. Pero por su ubicación en la Recoleta, el petit hotel ya está protegido por una ley que protege ese tipo de edificio en ese barrio. La ley fue impulsada en la Legislatura porteña por la ex legisladora Teresa de Anchorena. Pero el petit hotel de Junín 1435 obtuvo el permiso de demolición como si no existiese la ley Anchorena.

Para mayor confusión, hay graves problemas con las fichas catastrales del edificio, como denunció la ONG especializada Basta de Demoler. En la base de datos de la Ciudad resulta que no existe el 1435 de Junín, pero para compensar figuran dos fichas con el número 1445. Una indica la correcta ubicación, por sección, manzana y lote, de la casa de Alsogaray; la otra ficha identifica un edificio de departamentos que realmente tiene en la puerta la dirección 1445. Pero el cruce o confusión sigue, porque el petit hotel figura como “desestimado” por el CAAP, con lo que se puede demoler, pero el edificio de rentas figura como protegido con una catalogación de grado cautelar, que obliga a mantener la fachada.

El último detalle irregular de la obra es que al pie del andamio que cubre la fachada del petit hotel figura un permiso de demolición con el número 17.617.923/14. Ese número es inhallable en los registros públicos de la autoridad que los emite, la Dirección General de Registro de Obras y Catastro.

Que un petit hotel de valor patrimonial en excelente estado de conservación sea demolido pese a que exista una ley que específicamente protege aunque sea su fachada ya es costumbre en un barrio que sufre tan fuertes presiones inmobiliarias. En la misma cuadra, unos metros más hacia Pacheco de Melo, ya está en venta un pequeño edificio blanco que se alza sobre otra demolición de otro petit hotel que también tenía su fachada protegida.

VER NOTA COMPLETA

Poder Ciudadano y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales en la Justicia ante la demanda del GCBA: “Basta de Demoler tiene amicus” (Página12)

March 15th, 2015 Comments off

Como bien saben los lectores de este suplemento, Mauricio Macri y su gobierno trataron de intimidar a Basta de Demoler y a otras ONG que les molestan en sus negocios, haciéndoles un juicio millonario a ellos y a Sonia Berjman. La idea de los macristas fue que al lograr un amparo para que no desintegraran la plaza Intendente Alvear construyendo ahí una estación de subte –ilegal, de paso, porque tenían que construirla enfrente, en Plaza Francia– les habían hecho perder plata. Y demandaron a Basta de Demoler y a Berjman para que pagaran los millones supuestamente perdidos por bloquear la obra. Además del absurdo legal, ya que no fueron BdD ni Berjman quienes bloquearon la obra sino un juez de la ciudad, en pleno uso de sus poderes judiciales, el caso fue claramente un apriete para asustar a los que quieran protestar a futuro.

El hecho hasta dividió internamente al PRO porteño, porque muchos se dieron cuenta de que se iba a armar un escándalo, cosa que se puso internacional a medida que las expresiones de preocupación, repudio y solidaridad pasaban del CELS y la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia a Greenpeace y el World Monument Fund. Ahora, Poder Ciudadano y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales se presentaron ante el tribunal para argumentar a favor de los acusados.

VER NOTA COMPLETA