Un “MURO VERDE” en Plaza Alvear (Recoleta)

April 24th, 2015 Comments off

Hace 2 semanas se advirtió una construcción en plena Plaza Alvear (comúnmente llamada “Plaza Francia”) en Recoleta: se comenzaron a hincar columnas de hormigón armado para la colocación de un “Muro Verde” de la empresa Green Walls.

Según información recabada en el lugar, se trataba de una estructura sólida de 5m de altura por 6 de ancho aproximadamente, cubierta con variedad de plantas que dibujarían la leyenda “Buenos Aires Ciudad verde”.

El “muro” comprometería las visuales del conjunto de alto valor patrimonial conformado por la plaza, y el conjunto edilicio histórico conformado por la capilla del viejo Asilo “General Viamonte” del Centro Cultural Recoleta, la barranca y la recova.

De manera inmediata Basta de Demoler se comunicó con la Subsecretaría de Uso del Espacio Público para manifestar su preocupación y rechazo a esta iniciativa, por tratarse de un APH (Area de Protección Histórica) y por alterar una zona de alto valor histórico.

Luego de esta comunicación se retiraron las estructuras y se cubrieron los hoyos con césped.

Los muros verdes, que resultan un aporte modesto pero visualmente llamativo al verde de la ciudad, encontrarán seguramente un lugar más adecuado para publicitarse, sin interferir con un paisaje tan valioso y valorado como referencia de los vecinos de Recoleta.

IMG_1068

IMG_1069

MÁS INFORMACIÓN

COMUNICADO DE PRENSA: Poder Ciudadano y FARN apoyan a Basta de Demoler tras la demanda millonaria del Gobierno de la Ciudad

February 20th, 2015 Comments off

COMUNICADO DE PRENSA DE BASTA DE DEMOLER

Poder Ciudadano  y FARN apoyan a Basta de Demoler

 

Las reconocidas instituciones se presentaron como “amigos del tribunal” en apoyo de Basta de Demoler en el expediente de la demanda por “daños y perjuicios” del GCABA.

 

Buenos Aires, 13 de febrero 2015: bajo la figura del “Amicus Curiae” (amigos del tribunal), las organizaciones Poder Ciudadano y Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) se presentaron en la demanda por daños y perjuicios iniciada por el GCBA en apoyo de Basta de Demoler, Santiago Pusso y Sonia Berjman, firmantes del amparo que logró preservar la Plaza Intendente Alvear cuando se pretendía construir allí la estación de Subte Plaza Francia de la Línea H del subte.

La figura del “Amicus” permite la intervención de terceros ajenos a una contienda judicial, aportando argumentos de hecho y de derecho, a efectos de  colaborar con  el tribunal en la solución del litigio.

Varias ONGs, entre ellas Greenpeace, Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), World Monuments Fund, expresaron su preocupación por esta demanda, por considerar que persigue un fin intimidatorio contra personas u organizaciones que recurren a la Justicia en defensa del interés público.

Más información aquí

Demanda por preservar un espacio público:

 

El Gobierno de la Ciudad  presentó una demanda por “daños y perjuicios” por $ 24.000.000 con inhibición de bienes contra la asociación civil “Basta de Demoler”, Santiago Pusso (vicepresidente) y Sonia Berjman, amparistas en la causa judicial que se inició para preservar la Plaza Intendente Alvear en Recoleta (Av. Pueyrredón y Libertador), cuando se pretendía construir la estación de subte “Plaza Francia” en ese terreno.

La demanda recayó en el Fuero Contencioso Administrativo y Tributario N° 6, secretaría 12, a cargo de la jueza Patricia López Vergara. La inhibición de bienes fue rechazada en primera instancia, siendo apelada por el GCABA y posteriormente rechazada nuevamente por la Cámara de Apelaciones.

Gobierno de la Ciudad demanda a Basta de Demoler por defender una plaza histórica

November 20th, 2014 Comments off

El Gobierno de la Ciudad  presentó una demanda por “daños y perjuicios” contra la asociación civil “Basta de Demoler”, Santiago Pusso (vicepresidente) y Sonia Berjman, amparistas en la causa judicial que se inició para detener la destrucción de la Plaza Intendente Alvear en Recoleta (Av. Pueyrredón y Libertador), cuando se pretendía construir la estación de subte “Plaza Francia” en ese terreno.

Según el Gobierno, la intención de los amparistas fue “con el solo propósito de obliterar una obra pública destinada a la prestación de un servicio público”; y que estos procesos obstruccionistas “sólo pueden concebirse en el marco de una acción política que, so pretexto de proteger el medio ambiente, se dirigiera a impedir o entorpecer la gestión de gobierno y las obras dentro de la Plaza Alvear”.

 

“Un caso de “poder blando”: Un museo de Nueva York con un palacio de particular belleza quiso hacer una torre en el jardín. Una ONG, una protesta y el propio gobierno municipal lo convencieron de buscar otro diseño.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

 (…)

“Pero como todos los museos del mundo, de cualquier tipo, el Frick tiene problemas de espacio.

Con lo que hicieron lo obvio, llamar a una firma de arquitectura modernita, Davis Brody Bond, y pedirle un diseño. DBB simplemente eligió un lugar “vacío”, el jardín interno de la residencia, y diseño una torrecita de seis pisos de un modernismo inmitigado, vidrio y hormigón y aceros, de modo de crear “contraste” y evitar toda sospecha de “falso histórico”, lo que parece que ahora te condena a la hoguera. El diseño tenía toda la sanata que acompaña estos errores, desde la necesidad de crear “volúmenes blancos” para exhibir arte hasta la más turística de crear un jardín en altura con vistas a Central Park, que está enfrente. Lo que el estudio obvió es el efecto destructivo de una torre así surgiendo por encima del museo.

Es que la casa Frick es una impecable creación del arquitecto Thomas Hastings, un famoso especialista en residencias de gran elegancia, mejor calidad y estupendo dominio de los lenguajes y las proporciones clásicas. Por lo tanto, la Frick es un edificio más vale horizontal, con entradas y salidas en sus fachadas de piedra París, jardines internos y externos, arquerías y columnatas que hoy resulta un descanso visual en un barrio dominado por varios de los primeros rascacielos residenciales del mundo. Los renders del diseño de BDD hacen pensar en que un gigantesco mueble de archivo, una cajonera, hubiera aterrizado en medio del palacio. Es todavía peor que la extensión de nuestra Facultad de Medicina junto al palacio de la avenida Córdoba. Es como si le construyeron una torre en el jardín al palacio Errázuriz.

Con lo que apenas se conoció el proyecto se formó una ONG, Salvemos al Frick, que desde el inicio contó con nombres de primer orden como el arquitecto Robert Stern, la escultora Maya Lin y nada menos que tres ex directores de la Comisión de Patrimonio de Nueva York. Esto último es clave, porque los ex funcionarios recordaban ciertos documentos relacionados al museo, como su promesa de hace cuarenta años de nunca tocar el jardín interno, diseñado por el británico Russell Page, que fue hecha cuando se permitieron pequeñas modificaciones al edificio en 1977. La ONG fue ganando cada vez más apoyos de grupos como la Fundación del Paisaje Cultural –que hasta encontró un comunicado de prensa del propio Frick anunciando que el jardín era “permanente”– y la Sociedad Municipal de las Artes. La prensa especializada, que en Nueva York no elogia a todo el que le ponga un avisito, fue durísima con la mediocridad del proyecto y la idea de destruir “la joya” del jardín.

Los directivos del Frick prestaron atención porque tenían muy presente el caso de otro museo similar y vecino, el Whitney, que había anunciado hace unos años el proyecto de comprar varias casonas del barrio, semidemolerlas y construir una torres de cristal por atrás. El Whitney estuvo más de un año en tribunales combatiendo amparos y demandas de patrimonialistas y vecinos, una galleta legal costosísima que terminó desalentando la idea. La rendición fue incondicional.

Lo que terminó de convencer al Frick de dar marcha atrás, según The New York Times, fue una serie de charlas informales con la Comisión de Patrimonio. Aquí conviene señalar que esta institución municipal reúne al gobierno de la ciudad, instituciones públicas de arquitectura, patrimonialistas y especialistas en patrimonio cultural, con lo que es una instancia de diálogo en serio y no un par de funcionarios nombrados a dedo, como la nuestra. La Comisión le dio a entender al Frick que el proyecto no iba a ser aprobado y que mejor debía buscar alternativas.

Con lo que el museo anunció que suspendía la idea y que iba a buscar otras maneras de lograr lo que necesita, que es un cincuenta por ciento de espacio extra para exposiciones temporarias y un 24 por ciento más para su acervo de obras de Greco, Degas, Manet y Renoir, entre otras perlitas. Extraoficialmente, el museo admitió que hasta recibió varios memos y dibujos de arquitectos preocupados ofreciendo alternativas que no implicaran algo tan feo y violento como la torre en el jardín. Como no hay apuro –el plan era empezar a construir en 2017– se pueden manejar alternativas que van desde cavar hasta readministrar el espacio actual con más eficiencia.

La lección para los porteños es una de convicción y gentil firmeza completamente ausente en nuestro ineficiente gobierno municipal. Las administraciones anteriores al PRO contestaban “no hay leyes que nos permitan pararlos” con ojos de ternura. Los macristas contestan lo mismo, con ojos duros, de contador de empresa constructora. Que en Nueva York, nada menos que Nueva York, se pueda usar el poder “blando” del estado municipal para detener una barbaridad demuestra que es posible hasta en esta Buenos Aires.”

VER NOTA COMPLETA

Zona liberada: “En Villa Devoto, un truco legal para poder demoler el patrimonio sin siquiera quebrar la ley.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

La zona liberada del macrismo

En Villa Devoto, un truco legal para poder demoler el patrimonio sin siquiera quebrar la ley.

La Habana 4285

La Habana al 4200 es una cuadra así, con estas mezclas de lo elegante de antaño y lo guarango de hoy, pero en el 4285 ya falta una pieza, la casa de ladrillo sin techos de la foto. De un vistazo se puede ver que estaba en buen estado, con sus ladrillos limpios y enteros, y hasta el empapelado de las habitaciones claro, pese a la intemperie. Ni el jardín es todavía un yuyal… La sorpresa viena al bajarle la ficha a la casa. En el mapa interactivo de la ciudad se conoce que uno habla de la parcela 13 de la manzana 30 de la sección 83, 450 metros cuadrados en la comuna 11. También se averigua que la zonificación es apenas RIbI, bajita ella, y que es una manzana atípica porque una cercana diagonal la deja de cinco lados.

La sorpresa está en la Base de Areas de Protección Histórica del mismo gobierno porteño: La Habana 4285 no figura. Incrédulo, el curioso busca otras direcciones, pero no las encontrará porque toda la calle La Habana, con sus regios caserones, no figura en la Base, ni siquiera para decir que nada tiene protección.

Esto es muy preocupante, porque puede servir como excusa legal en el trámite para decir que la propiedad no es anterior a 1941, como lo son tantas de esa calle, y por lo tanto nada obsta para poder destruirla por ventanilla. El trámite ya está hecho, evidentemente, porque las ruinas exhiben un correcto cartel del “demoledor” autorizado y hasta la chapita de plástico para poner los stickers de las inspecciones de trabajo. Todo legal, todo fácil para el especulador.

Una manera conceptualmente simple de parar esto es, por un lado, catalogar a libro cerrado todo el catálogo preventivo, dándole fuerza de ley, y por el otro obligar por ley al gobierno porteño a no dejar que destruyan nada que no tenga una ficha de APH. ¿Habrá manera de lograr esto?

VER NOTA COMPLETA

“Una clausura en el microestadio: Los vecinos de Once, reunidos en Manzana 66, lograron clausurar la manzana donde se quiere hacer un estadio para 18.000 personas.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

Una clausura en el microestadio

“Los vecinos de Once, reunidos en Manzana 66, lograron clausurar la manzana donde se quiere hacer un estadio para 18.000 personas. Un paso más para frenar una obra de enorme y negativo impacto urbano.”

(…)

“En la base de este lío está la poca preocupación del macrismo en crear cosas perdurables para la ciudad. Esta manzana debería haber sido comprada sin más vueltas por la municipalidad para hacer una plaza, de modo de subir el número de metros verdes de la ciudad, que siguen disminuyendo, aunque se cuenten como verdes espacios simplemente abiertos, aunque pavimentados. La pereza, el desinterés o la simple falta de imaginación del macrismo por estos temas impidió esta solución positiva, con lo que quedamos con un proyecto privado particularmente molesto que arrancó en 2011 con desalojos y cierres de comercios, y la demolición interna de los edificios que los alojaban. De paso, estas demoliciones se hicieron sin la menor traba oficial, pese a que varios eran anteriores a 1941. En un caso, un edificio que sí estaba en el catálogo preventivo fue “reconsiderado” por el CAAP, que le retiró la protección para que lo destruyeran.

La manzana en cuestión está en una zona residencial, de alturas relativamente bajas, a cuatro cuadras de Plaza Once, con un tránsito bastante abrumador y una alta densidad urbana. Un microestadio con capacidad para 18.000 personas crearía picos de transporte de difícil solución, una saturación de coches tirados por todas partes, y un nivel de ruido insoportable, especialmente porque el lugar se usaría para recitales.”

VER NOTA COMPLETA 

Sobre el muro verde en Plaza Intendente Alvear: “Modas, multas y trampas” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

“Pero sí, según parece, a la propaganda electoral. Es lo que casi pasó en la meneada plaza Intendente Alvear, la que el macrismo insiste en llamar plaza Francia. En esa plaza diseñada por Carlos Thays, protegida por todos lados y la primera inaugurada como plaza “moderna”, verde, hay un prado en el ángulo de Pueyrredón y Libertador. Como es un espacio abierto, el macrismo se pone nervioso, como si le faltara algo, y constantemente está intentando poner algo. Primero fue, como se recordará, la estación del subte H, lo que originó un enorme agujero que tuvo que se tapado por orden judicial. Los macristas se quedaron tan resentidos que hasta le hicieron juicio a Basta de Demoler, culpando al amparista por la decisión de un juez (esta vergüenza autoritaria sigue adelante).

Con el agujero metropolitano tapado, este otoño volvieron a la carga, esta vez con un capricho personal del subsecretario de Espacios Verdes Patricio Di Stefano. La idea era poner un muro verde en medio del verde, una enorme letra B y una enorme letra A, formando el logo de BA verde. Si este cantero vertical, con bases de fuerte hormigón y, por lo tanto, más pozos, hubiera sido pensada para un lugar muerto, cementoso, hasta sería pasable. Pero ponerla en un espacio verde de verdad, en el pasto y entre los árboles, es simplemente surrealista. Hasta llegaron a hacer los pozos, pero por suerte desistieron antes de hacer más estropicios.”

VER NOTA COMPLETA

“La cúpula del barrio: Un caso en Paternal demuestra que la protección patrimonial puede ser apenas “un trámite” antes de la demolición.” (Página12)

May 30th, 2015 Comments off

 

 

San Martín 3404

Pero un buen día aparecieron los carteles de venta, redactados en el código que indica “demolición y nada más”, que los especuladores entienden. Como se ve, se da una superficie de 175 metros cuadrados, la zonificación como C3II, lo que indica que se puede construir en altura, y se afirma que el lote tiene “FOT Libre”. Nada más. Pero la base de datos de Areas de Protección Histórica del mismo gobierno porteño avisa que el terreno es más chico, 159 metros, y que la casa es un Edificio Singular y que está catalogada con el grado de cautelar, preventivo (o sea, sin ley de la Legislatura, lo que se verá es muy importante).

Una llamada al vendedor aclara todas las dudas. Al atender, un señor muy profesional dice simplemente “administración” y dispara un discurso muy ensayado. El edificio se puede demoler, se pueden hacer ocho pisos, más uno en retiro y otro más para servicios. Esto se debe al “FOT Libre” que el gobierno porteño le da a La Paternal para ayudarla a desarrollarse. Los actuales dueños hasta considerarían un canje para vender, su casa por metros ya edificados a nuevo. Y por la catalogación, no hay que preocuparse.

El señor de la “administración”, evidentemente un profesional y por la voz un hombre maduro, explica que “basta gestionar la excepción”, algo que “no es difícil porque esto no es San Telmo”. Según parece, demoler un edificio anterior a 1941 en un barrio no es ningún problema porque las excepciones se conceden por vía administrativa y sin mayores vueltas.

En el estupor, quedó en el tintero la inexistencia del FOT Libre como figura legal. El Factor de Ocupación del Terreno es un número que simplemente ayuda a calcular la cantidad de metros que se podrán hacer al final. A veces el FOT es alto pero la altura está limitada, con lo que es algo teórico. A veces la altura es libre –como en Puerto Madero– y el FOT es alto, con lo que se tienen súper torres. Pero no existe tal FOT Libre y menos en una esquina pequeña de barrio, en pleno tejido urbano.

No es la primera vez que un vendedor se toma estas licencias poéticas sobre los metros a construir para atraer compradores. De hecho, en la misma Paternal se pueden ver otros carteles con el mismo cuento chino. La sinceridad sobre la blandura de la protección patrimonial es lo destacado: es apenas un trámite, no hay problema.

Lo dice un profesional.

Paroissien 3951: Un nuevo truco de los especuladores permite falsear los datos de la misma Ciudad para demoler (Página12)

May 23rd, 2015 Comments off

En nuestra página cuatro del sábado pasado se contó el caso de la linda casa de Paroissien 3951, Comuna 12, barrio de Saavedra, una quinta a la italiana que se vendió el primero de mayo luego de muchos años en manos de la familia que la construyó. El comprador de la propiedad avisó que iba a desguazarla, vender sus partes como antigüedades –buenos pisos, una escalera de madera de primera, cerramientos, pavimentos– y la iba a demoler para hacer departamentos. Un vecino alertó a m2 y así apareció la historia, que detallaba que estaba mal hecha la ficha en la base de datos de la ciudad: aparecía la dirección correcta pero con la foto de una casa en ruinas justo al lado.

casa

Evidentemente, el gobierno porteño desmiente la frase hecha de que uno “se enteró por el diario”: a la hora de frenar a un especulador, aunque sea uno chiquitito, ni una nota en un diario los conmueve. Como se ve en las fotos, el nuevo dueño ya se reservó el estacionamiento para su camión y ya descargó decenas de maderos para empezar a destruir la casa histórica. Lo que no puso es un cartel con los permisos debidos, con lo que los inspectores tienen una excelente chance de clausurar el lugar y mandarlo a hacer el trámite, con la foto de verdad. ¿Sucederá?

vr03fo03

“Cosas que perdemos: Un nuevo truco de los especuladores permite falsear los datos de la misma Ciudad para demoler.” (Página12)

May 20th, 2015 Comments off

Cosas que perdemos

Un nuevo truco de los especuladores permite falsear los datos de la misma Ciudad para demoler. Otro es más tradicional, y consiste en abandonar edificios hasta que sean ruinas.

“Hayun nuevo truco, seguramente muy rentable, que los especuladores están encontrando para poder demoler lo que no deben y que se basa en la debilidad y el descaso del mecanismo de protección del patrimonio. Como ya se sabe hace rato, el macrismo en funciones no tiene el menor interés en cuidar lo nuestro y mucho menos en trabarle algún negocio a su industria mimada. Pero como los vecinos cada vez más prestan atención y vigilan su ciudad, se puso más difícil dar “excepciones”, hacer la vista gorda o simplemente firmar los papeles sin mirar. Los casos más recientes de disparates jurídicos tienen en común involucrar edificios grandes, de empresas poderosas, capaces de “allanar” a cualquiera.

Con lo que los más chicos tuvieron que buscarse sus vueltas, que de algo hay que vivir. La nueva es alterar la información de la base de datos de APH de la misma municipalidad, un programa de acceso público que idealmente debería incluir la información de todo objeto urbano, sea casa, edificio, plazoleta, lote o torrezota. En general, esta base funciona bien en lugares establecidos e incluye la información de niveles de protección o catalogación, de modo que hasta alguien que esté buscando comprar pueda enterarse en qué se mete. Pero claro, la información exacta parece limitarse a zonas ya maduras, donde no hay espacio para el salvajismo barato.”

VER NOTA COMPLETA 

Nota de Opinión: “El extractivismo urbano” (Página12)

May 9th, 2015 Comments off

“El PRO ganó las PASO de la Ciudad de Buenos Aires con el 47,3 por ciento de los votos. Esta victoria es también la de un modelo político con amplia implantación en nuestra región: el extractivismo. Es una forma de organizar la economía de un país, basada en una alta dependencia de la extracción intensiva de recursos naturales con muy bajo valor agregado. De la mano del PRO ganó también IRSA, la mayor empresa constructora de Argentina, con inversiones en toda Latinoamérica y en otras empresas que se calcula tienen un millón y medio de hectáreas en todo el país. La corporación IRSA posee, sólo en la CABA, 16.250.000 metros cuadrados entre edificios, shoppings y terrenos, equivalente a Belgrano, La Boca y Recoleta. Este tipo de empresas considera el éxito de la ciudad por indicadores como la construcción de metros cuadrados o el aumento de la valuación de los inmuebles. Como toda corporación, IRSA tiene excelente relación con el poder político. El macrismo le da toda clase de facilidades para que construyan y modelen la ciudad a la medida de sus negocios y a expensas de la desaparición de los espacios públicos. Augusto Rodríguez Larreta, hermano del jefe de Gabinete porteño y ganador de las PASO, fue durante más de diez años gerente de Relaciones Institucionales del Grupo IRSA.

A partir de 2007 y de la mano del macrismo, el extractivismo urbano se implantó en la CABA. El abogado ambientalista Enrique Viale sostiene que la especulación inmobiliaria en las ciudades equivale a la megaminería o a la soja transgénica en sitios menos urbanizados. La especulación inmobiliaria provoca desplazamientos de territorio en las ciudades, concentra riqueza, se apropia de lo público y disminuye la cantidad de espacios verdes en nuestra ciudad, una de las más escasas de América latina en esa materia. Y si bien el Gobierno de la Ciudad contabiliza como espacios verdes hasta las macetas y canteros a la hora de presentar sus números, es bien sabido cómo se están reduciendo cada vez más. Mientras en el mundo se demuestra la importancia de los espacios verdes urbanos para la prevención de enfermedades respiratorias por la absorción de gases tóxicos y purificación del aire que realizan los árboles, en la CABA se los destruye para construir edificios y shoppings. Enrique Viale hace también una interesante analogía en la que plantea que IRSA es a la CABA lo que la Barrick Gold es a la cordillera, o lo que Monsanto es al campo. Las consecuencias del extractivismo urbano son sufridas por los habitantes de la ciudad: se impermeabilizan los suelos, se construye y urbaniza irracionalmente y se avanza sobre las superficies absorbentes en áreas urbanas y suburbanas que no las planifica el interés general sino la especulación inmobiliaria a través de los privilegios que le conceden quienes ocupan cargos en el Estado.

Muchas veces, cuando tienen lugar catástrofes ambientales con responsabilidad humana, nos preguntamos con culpa qué mundo les estamos dejando a las próximas generaciones. Si seguimos mirando para otro lado sin asumir nuestras responsabilidades y no intentamos detener el avance del extractivismo urbano, construyendo otro sentido de lo público, pronto empezaremos a preguntarnos también qué ciudades les estamos dejando a las generaciones venideras.

* Doctor en Ciencias Biológicas.”

VER NOTA COMPLETA 

“Algo que nos perdimos: Una serie de restauraciones en Avenida de Mayo muestra la belleza que podríamos tener y la perfecta indiferencia del gobierno porteño hacia el tema. (Págin12)

May 9th, 2015 Comments off

(…)

“Quien se pare en la esquina y recorra esto, estire la mirada hacia el vecino Barolo, vea el Congreso en restauración, adivine la gloria que asoma en el viejo hotel de la esquina de Santiago del Estero comprenderá la belleza que puede ser la Avenida de Mayo. Y también que el gobierno porteño no movió un dedo, no ayudó ni obligó, no tuvo nada que ver. De hecho, todo lo que es su responsabilidad –farolas, amoblamiento, mantenimiento de veredas– es francamente malo.”

VER NOTA COMPLETA