Archive

Archive for the ‘Legislatura’ Category

COMUNICADO DE PRENSA: LA JUSTICIA ORDENÓ PROTEGER EDIFICIOS CONSTRUIDOS ANTES DE 1941

February 18th, 2016 Comments off

LA JUSTICIA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES ORDENÓ PROTEGER LOS EDIFICIOS CONSTRUIDOS O REGISTRADOS ANTERIORES A 1941

La Justicia Contencioso Administrativa y Tributaria de la Ciudad de Buenos Aires hizo lugar a la medida cautelar y, en consecuencia, ordenó que no se otorguen autorizaciones o permisos de demolición, reformas, ampliaciones y/o cualquier construcción nueva (incluyendo el registro de planos), con respecto a la totalidad de los inmuebles de propiedad pública o privada emplazados en la Ciudad de Buenos Aires, cuyos planos hayan sido registrados antes del 31 de diciembre de 1941, o en su defecto, cuyo año de construcción asentado en la documentación catastral sea anterior a dicha fecha, así como de aquellos que se encuentren incluidos en el inventario de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires en la categoría ´Edificios Representativos´, a menos que el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales haya resuelto previamente, en forma expresa e individualizada, que el bien no posee valor patrimonial.

MÁS INFORMACIÓN 

BASTA DE DEMOLER CONVOCA A LOS CIUDADANOS Y ONGs:

“Las organizaciones que impulsamos esta acción judicial invitamos a ser parte de este proceso judicial, tal como lo publicita y autoriza el juez de la causa, y nos ponemos a disposición para comentar el estado de la causa y cualquier otra colaboración que se requiera.”
“El Tribunal expresó que “los procedimientos que el ordenamiento jurídico establece para identificar y proteger los inmuebles cuyo valor histórico debe ser preservado no estarían concluidos y se encontrarían en curso de realización, de manera tal que no existiría aún un registro definitivo; y esta situación —cuya consecuencia es la falta de certeza sobre el conjunto de bienes a preservar— configura el peligro en la demora. Por tanto, a efectos de cumplir con el imperativo constitucional y legal de proveer adecuado resguardo a los bienes en cuestión, y de tal manera evitar la posible afectación del patrimonio histórico, resulta procedente hacer lugar a la medida cautelar solicitada”.
Basta de Demoler: 15 4937 7450

bastadedemoler@yahoo.com.ar
Observatorio del Derecho a la Ciudad: 15 3655 3465
observatorioderechoalaciudad@gmail.com

MÁS INFORMACIÓN 

Sobre la venta de Centro Cultural Recoleta: “Inmobiliaria Rodríguez Larreta, vende” (Página12)

October 13th, 2015 Comments off

“Justo cuando está por vencer la concesión del Design Center, que se alquila a precio vil, el más alto nivel del macrismo quiere vender casi todo el Centro Recoleta, en subasta.”

“Calladitos, con bajo perfil, envolviendo el negocio con lenguaje legal, los macristas están preparando una bella donación del patrimonio público. La idea es vender el Centro Cultural Recoleta en “subasta pública”, de modo que el shopping que actualmente alquila, a muy, muy buen precio el grupo IRSA, pase a ser propiedad privada, con escritura y sin molestias. No importa el nivel de catalogación del lugar, no importa su nivel simbólico. Para guardar las apariencias, hila el macrismo, basta dejar el pedacito que da hacia Alvear, el que tiene en la puerta el cartel de Centro Cultural.”

(…)

“Y agrega un alma desconfiada: tampoco es casualidad que el gobierno porteño, a través de su empresa de subtes, insistiera tanto en hacer la estación Recoleta justo al pie del shopping. De hecho, conectada directamente por medio de un túnel. Por frenar ante la justicia esta coronita pagada por los contribuyentes, Basta de Demoler y Sonia Berjman enfrentan una vengativa demanda del gobierno porteño.”

VER NOTA COMPLETA

COMUNICADO: RESTAURACIÓN EDIFICIO DE LA AUDITORÍA GENERAL DE LA NACIÓN.

September 23rd, 2015 Comments off
Hemos asistido a la inusual y bienvenida restauración de un importante edificio frente a la Plaza de los Dos Congresos.

El Palacio Biol, construido e inaugurado en 1927 para ser la sede del Instituto Biológico Argentino, dedicado a la investigación y producción de fármacos.

El Arq. Locati, autor de la obra recreo el espíritu de un edificio veneciano, con una notable fachada y lo corono con el reloj y el conjunto escultórico del campanario de bronce con las dos figuras de los autómatas, que son un hito de la ciudad de Buenos Aires.

Screen Shot 2015-09-23 at 8.18.25 AM

El edificio fue desde 1948, sede de diferentes instituciones nacionales y se fue degradando, deteriorando y perdiendo parte de los recubrimientos exteriores e interiores y su mobiliario.
En el 2001 desembarca en la Auditoria General de la Nación, AGN, el que es su titular hasta nuestros días, el Dr. Leandro Despouy, que se propuso recuperar el edificio, para honrar y dar la jerarquía necesaria al máximo órgano de control de la Nación. www.agn.gov.ar

Por ser una obra protegida estructuralmente, el trabajo debía ser fiel, preciso y de gran calidad. La  tarea ardua de restaurar un edificio de diez plantas, construido con las reglas del arte mas  exigentes y con materiales  exquisitos llevó mas de diez anos, y la obtención de los fondos para realizarlo no fue tarea menor.

Screen Shot 2015-09-23 at 10.53.21 AM

Sin embargo con la asistencia de la Universidad Torcuato Di Tella y el Istituto Centrale per il Restauro del estado italiano y profesionales argentinos se ha podido terminar felizmente.
​Ya se puede ver el reloj funcionando y próximamente se organizaran visitas guiadas para apreciar el interior del edificio.
Como defensores del Patrimonio felicitamos y agradecemos a los hacedores de este “milagro” para nuestra ciudad.

“Más críticas al proyecto legislativo de espacios verdes que presenta el macrismo en la Legislatura.” (Página12)

August 23rd, 2015 Comments off

La iniciativa del Ejecutivo porteño de legislar de nuevo todo lo que haga al manejo de parques y espacios verdes sigue despertando una fuerte oposición entre todos los que le presten la menor atención al tema. A la desconfianza generalizada a un gobierno que en ocho años perdió metros verdes en una ciudad muy, pero muy abajo del promedio que tendría que tener, se le suma la desconfianza a las promesas grandiosas que no se sostienen, algo habitual en el macrismo. El actual gobierno porteño es socio de las constructoras, vela por sus intereses y no piensa tomar el único paso que podría comenzar a hacer más habitable esta ciudad, el de ponerles serios límites. Con lo que vale no creerse que las plantaciones de árboles en veredas y hasta en calzadas, la construcción de plazas secas que se cuentan como espacios verdes –y no como espacios abiertos, que no es lo mismo– y la semipeatonalización de algunas calles sean alguna solución de fondo. Son parches para quedar bien, diapositivas en los PowerPoint que se llevan a los congresos internacionales.

Manuel Ludueña, de Buenos Aires Sostenible, acaba de circular una crítica detallada del COPE, el plan que presentó el ejecutivo a la Legislatura, explicando que se combinan o derogan siete leyes porteñas para imponer una suerte de plataforma muy difusa. El primer problema es que se desintegra la nomenclatura legal vigente, que es bastante estricta, para reemplazarla por un lenguaje generalizado, vago. En términos legales y jurídicos, no queda muy claro qué cosa son los “Nuevos Espacios Verdes” detallados como “Espacios Verdes de Proximidad”, “Grandes Parques Urbanos” y “Plazas Integradas” que crea el COPE. Estos objetos legales no se definen, como sí se definían hasta ahora cosas como cantero, plaza, plazoleta, parque, jardín y patio. De hecho, las leyes arrancaban definiendo qué catzo es un espacio verde.

(…)

VER NOTA COMPLETA 

“Reclamo de asambleas barriales en defensa del espacio público” (Diario Z)

July 17th, 2015 Comments off

 

Reclamo de asambleas barriales en defensa del espacio público

Más de cuatrocientos vecinos se reunieron anoche en la esquina de Acoyte y Rivadavia en Caballito para reclamar contra la construcción indiscriminada y la pérdida de espacio público.

RECALCULANDO BUENOS AIRES

 

VER NOTA COMPLETA 

Conjunto Art Nouveau en peligro en Caballito (Página12)

July 17th, 2015 Comments off

“Lejos de las obras maestras más conocidas y reconocidas, el Art Nouveau exhibe a metros de Primera Junta una suerte de conjunto de cosas bien pensadas, bien construidas y en peligro.”

VER NOTA COMPLETAArt Nouveau Caballito

“Descontrol edilicio en la Ciudad: alertan por torres de hasta 28 pisos” (Tiempo Argentino)

July 17th, 2015 Comments off

El boom inmobiliario en Capital Federal, que se inició en Caballito y en Flores, genera quejas constantes en Palermo, Belgrano y Coghlan.  En algunas zonas se edifican más de 20 pisos cuando sólo se permiten 9. Leyes laxas y complicidad de funcionarios fomentan la especulación inmobiliaria.

(…)

“La construcción “impermeabiliza” los barrios”

“Osvaldo Guerrica Echevarría, arquitecto y presidente de la Asociación Amigos del Lago de Palermo, alerta que “el auge de la construcción en propiedad horizontal, ya sea entre medianeras o en edificios de perímetro libre (torres), impermeabilizó la mayor parte de la entonces superficie absorbente sobre predios privados con nuevas construcciones”. El especialista recuerda que el Código de Planeamiento Urbano de 1977 indicaba la existencia de un pulmón de manzana absorbente; “pero esta obligación dejó de existir en las zonas más densamente pobladas y desde hace más de 20 años se permite construir sobre planta baja en cada parcela, perdiendo así la permeabilidad en el pulmón de manzana”. A esto se le suma que durante el siglo XX se redujo la cantidad de espacios verdes públicos parquizados en más de 50 hectáreas (de 7 m2/habitante se pasó a menos de 2) y con ello, además del disfrute para la gente, “se constituyó en una sensible pérdida de superficie absorbente”. Guerrica Echevarría recordó que la construcción “implica excavaciones de entre 30 y 40 metros de profundidad que sobrepasan largamente las dos primeras napas de agua. Es a través de estas napas, que los terrenos aún absorbentes acumulan el agua y la envían al estuario. La red de bases de hormigón construidas constituye -subterráneamente- un verdadero dique a la evacuación de las aguas de lluvia retrasando, y muchas veces impidiendo, el escurrimiento”. También las torres acentúan la densificación urbana (cantidad de habitantes por hectárea) en términos impredeciblemente negativos, ya que el aumento de la cantidad de personas va acompañado del aumento en la cantidad de vehículos. “Las cañerías pueden tener mayor diámetro, los cables transportar más voltios, pero las calles no pueden aumentar sus dimensiones.”

VER NOTA COMPLETA

“Una clausura en el microestadio: Los vecinos de Once, reunidos en Manzana 66, lograron clausurar la manzana donde se quiere hacer un estadio para 18.000 personas.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

Una clausura en el microestadio

“Los vecinos de Once, reunidos en Manzana 66, lograron clausurar la manzana donde se quiere hacer un estadio para 18.000 personas. Un paso más para frenar una obra de enorme y negativo impacto urbano.”

(…)

“En la base de este lío está la poca preocupación del macrismo en crear cosas perdurables para la ciudad. Esta manzana debería haber sido comprada sin más vueltas por la municipalidad para hacer una plaza, de modo de subir el número de metros verdes de la ciudad, que siguen disminuyendo, aunque se cuenten como verdes espacios simplemente abiertos, aunque pavimentados. La pereza, el desinterés o la simple falta de imaginación del macrismo por estos temas impidió esta solución positiva, con lo que quedamos con un proyecto privado particularmente molesto que arrancó en 2011 con desalojos y cierres de comercios, y la demolición interna de los edificios que los alojaban. De paso, estas demoliciones se hicieron sin la menor traba oficial, pese a que varios eran anteriores a 1941. En un caso, un edificio que sí estaba en el catálogo preventivo fue “reconsiderado” por el CAAP, que le retiró la protección para que lo destruyeran.

La manzana en cuestión está en una zona residencial, de alturas relativamente bajas, a cuatro cuadras de Plaza Once, con un tránsito bastante abrumador y una alta densidad urbana. Un microestadio con capacidad para 18.000 personas crearía picos de transporte de difícil solución, una saturación de coches tirados por todas partes, y un nivel de ruido insoportable, especialmente porque el lugar se usaría para recitales.”

VER NOTA COMPLETA 

“Alturas de Buenos Aires” Vecinos de la Comuna 10 buscan controlar las alturas en sus barrios. (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

Alturas de Buenos Aires

De cómo la Ley Abrevaya volvió a la vida de la mano de los vecinos de la Comuna 10, que buscan controlar las alturas en sus barrios

Uno de los dogmas más berretas de la industria de la construcción –especuladores, sus proveedores y arquitectos a sueldo– es que la altura y la densidad urbana son lo que necesita la humanidad. Como a los que pagan les importan un pitillo estos temas intelectuales, les dejan la discusión a los que cobran, que inmediatamente revierten a sus años de facultad: hablan en el aire y no se dan por enterados de la ciudad real ni aunque tengan que gritar por encima del tránsito.

Este supuesto debate es tan burdo, que hasta se usan conceptos cuerdos para justificar las torres. Por ejemplo, los ecologistas serios cuestionan los suburbios y los countries por el enorme desperdicio de recursos, por la obligación de usar autos que crean físicamente y por la cantidad de tierra que devoran. Este es un argumento a favor de la vida urbana, que con mayor densidad genera una mayor economía de recursos energéticos, naturales y constructivos.

Pero no es un argumento a favor de transformar a Buenos Aires en una suerte de Hong Kong o, más probable, de San Pablo. Estas anarquías espectaculares fueron construidas, respectivamente, por la falta de espacio y la falta de límites a la industria favorita del macrismo. El resultado es agobiante, sucio, inhumano y muy rentable para los que lo originaron.

Con lo que no extraña que los vecinos de esta ciudad estén por delante de los especuladores y sus empleados, exigiendo un límite de los fuertes a las alturas porteñas. Es una gran idea, porque con una medida se solucionan varios problemas muy reales y críticos: se salvan piezas patrimoniales por el simple expediente de no permitir grandes edificios donde hay casas (se cambia la lógica económica), se modera la cantidad de autos en las calles y se baja la sobrecarga en la infraestructura urbana.

Un caso concreto permite apreciar esta inteligencia vecinal. Resulta que en 2010 el entonces diputado porteño Sergio Abrevaya había presentado un proyecto de ley de esos que son como el ajo para los vampiros. Abrevaya proponía bajar la altura máxima permitida en todos los barrios residenciales a nueve metros. La idea era muy simple a propósito, ya que legalmente toda zonificación “Rb”, residencial, pasaba a tener un tope de nueve metros sin peros ni discusiones. Como el Código Urbano es deliberadamente confuso y bizantino, los especuladores y sus socios en el gobierno –en éste sobre todo, pero en los anteriores también– siempre le encuentran la vuelta a subir con los edificios. Hay tangentes, enrasamientos, anchos de avenidas, excepciones y simples creatividades poéticas para sacar un pisito de más. Abrevaya explícitamente eliminaba toda posibilidad de interpretación y poética legislando que nueve metros son nueve metros en todo lugar y lote.

El proyecto fue odiado por el macrismo y murió. Abrevaya preside hoy el Consejo Económico y Social, esa entidad multisectorial y pluripartidaria que está estudiando la ciudad como pocas veces se hizo, y es precandidato a jefe de Gobierno. Resulta que los vecinos de la Comuna 10 se enteraron de ese proyecto de ley, mientras buscaban maneras de frenar la ofensiva de las torres en sus barrios. Como se detalló en este suplemento, un símbolo de esa ofensiva es el proyecto de TGLT en la fábrica Hüser de Floresta, una mole enorme en un barrio donde todo tiene planta baja y a lo sumo primer piso. Pero la entrada de las torres en este barrio y en otros consiste fundamentalmente en una gran cantidad de edificios de ocho, diez u once pisos en las avenidas, más todas las excepciones, FOTs de parcelas englobadas y triquiñuelas de código posible. El macrismo en funciones siempre acepta estas cosas.

Abrevaya y los vecinos se juntaron y de ahí surgió un proyecto de ley muy novedoso y detallado para los barrios de Villa Real, Versalles, Floresta, Monte Castro, Vélez Sarsfield y Villa Luro. Quien conozca estas áreas sabrá que consisten en un gran área residencial, de las que tienen kilómetros de cuadras de casas y más casas, abundantes jardines y pocos comercios, excepto en avenidas como Jonte o Nazca, que funcionan como sus centros. De hecho, estos barrios gravitan comercialmente hacia Flores o Villa del Parque, “Centros” subsidiarios donde hay entretenimiento, comercio y servicios.

Lo que buscan los vecinos es limitar usos, como prohibir los hoteles y pensiones, pero sobre todo retomar el tema de las alturas. El proyecto de ley retoma la idea de los nueve metros como máximo absoluto en todas las calles y todos los casos, sin excepciones ni contextos que valgan. La altura máxima en avenidas bajará de 18 a 12 metros, con un detalle importante: que esa altura máxima es aplicable a avenidas E3, o sea avenidas “de verdad”, anchas y con tránsito hacia otras zonas de la ciudad. Las avenidas “truchas”, sólo de nombre –como por ejemplo la parte estrecha de Dorrego, en Colegiales– tendrán la altura máxima de una calle, que es lo que son en la vida real.

¿Tendrá aire este proyecto? Los vecinos de la Comuna 10 prometen que sí y diagnostican que es la única manera de parar la destrucción de sus barrios. En año electoral, tienen varios huecos por donde colarse y lograr una de las tantas cosas que el PRO no quiere que ocurran.

VER NOTA COMPLETA

“Para liberar terrenos” (Página12)

March 15th, 2015 Comments off

El Círculo Obrero de Santa Lucía, en Barracas, vuelve a estar en peligro, porque el macrismo, en lugar de cumplir la ley, busca cambiarla. Un ejemplo clarísimo de las prioridades de su gestión.

El gobierno de Mauricio Macri nunca pudo digerir el todavía débil andamio de protección al patrimonio porteño. Por sus intereses económicos, por los de sus amigos y colegas del sector, y por la ideología zonza y conveniente que defienden tantos profesionales, la idea de patrimonio del macrismo es la del monumento en la plaza, la iglesia antigua, alguno que otro edificio público que no se puede demoler de todos modos, y grandes edificios que no es negocio destruir, por grandes nomás. El resto, las casas y los pequeños edificios que forman el tejido porteño, son culpable de “no realizar su carga edilicia”, la manera elegante de señalar que son un negocio perdido porque ahí se podría hacer un edificio alto.

Es por eso que el Consejo Asesor en Asuntos Patrimoniales parece un Opus Dei de la piqueta y lograr que sea menos blando es una lucha de titanes, como bien sabe Jaime Sorín. Y es por eso que el macrismo en funciones odia a grupos como Basta de Demoler y busca callarlos con un juicio y brutal. Y es por eso que Macri en persona firmó el proyecto de ley 3541-J-2012, que la Comisión de Planeamiento de la Legislatura ya aprobó, disciplinada con los intereses que representa. El proyecto busca sacar de la lista de protecciones a varios cientos de edificios con protecciones cautelares y liberar cientos de negocios para el sector. Que se haga a costa de la misma identidad física de los porteños, de su ecología construida, es irrelevante. Hay buenos cheques en camino.

Para demostrar el nulo nivel intelectual de la idea y dejar en claro que se habla de dinero puro y duro basta ver la denuncia de Proteger Barracas sobre un edificio que la ONG defendió y defiende con particular amor. Es el Círculo Obrero de Santa Lucía, que tiene la desgracia de estar sobre una avenida, Montes de Oca 318, pleno Barracas y sobre un terreno que da para una gran torre con sus más de catorce metros de frente y más de setenta de fondo. El Círculo fue picado, asediado, vandalizado para ser demolido por gente que sabe lo que hace y sobre todo lo que quiere. Y ahora el mismo jefe de Gobierno lo incluye en su proyecto afirmando que carece de valores patrimoniales e históricos.

Esta fallutada puede ser desmentida, irónicamente, usando documentos del mismo Gobierno porteño que preside el ingeniero civil Macri. La lista de edificios a liberar fue compilada por la sección “realista” de la administración porteña, la que representan el ministro Daniel Chain y su secretario Héctor Lostri, cabezas de la “línea de la industria” que va del mismo jefe “al último de los directores generales”, al decir famoso de Lostri. Y es verdad, de Macri al “último”, son todos profesionales en esto de demoler y construir del modo más especulativo posible. Nunca hay que olvidar que la única vez que Macri Jr. tuvo algo parecido a un trabajo en la vida real fue como cabeza de la empresa familiar dedicada a la construcción.

El problema es que la sección “idealista”, la de Cultura, fue capada y condenada al silencio en materia patrimonial, pero le permitieron seguir en su actividad más tradicional, la de hacer informes y publicar libros. Esta es una suerte de paritaria para funcionarios, donde los “realistas” hacen y cobran, y los “idealistas” escriben, suspiran y van a congresos, si es posible en el exterior. Con el ministro de Cultura que tenemos, se garantiza por completo que el sistema funcione sin protestas audibles. Lo que explica que el PRO cuelgue hasta en Facebook que el bochorno de la Richmond fue un éxito de su gestión… Pero a la vez quedan los libros y los informes, que ahora desmienten a Macri.

Por ejemplo, el Atlas de Edificios Catalogados, 2010-2011, publicado por la propia Ciudad, que incluye en su página 184 incluye el Círculo y su vecino de medianera de Montes de Oca 330. O el completo informe compilado en abril de 2011 por Leonel Contreras y revisado nada menos que por Graciela Aguilar, una arquitecta con tantos años de función municipal que ya tiene un sí telepático. El informe es clarísimo a la hora de recomendar la catalogación del Círculo y fundamentarla en ley. Vale la pena repasarlo, para que los legisladores votantes se acuerden.

El edificio de Barracas es parte de un sistema de cinco edificios de diversas épocas en nuestra ciudad, sedes de una institución fundada por el cura alemán Federico Grote, que llegó a Argentina en 1884 como misionero redentorista y, otra nota de patrimonialismo, se alojó en el también acosado Convento de Las Victorias, en Libertad y Paraguay. Grote funda el primer Círculo de Obreros Católicos en 1892, meses después de la publicación de la encíclica Rerum Novarum de León XIII, antecedente de la Doctrina Social de la Iglesia y el primer documento en que se permite que los católicos se sindicalicen. La sede de Barracas es de las primeras en el país, con una primera sede en Montes de Oca al 900 desde 1894 y la actual desde 1905.

El edificio del 318 es, como dice el informe, eclecticista, tiene dos niveles, alguito más de mil metros de superficie cubierta y su primer piso básicamente intacto. Como el edificio es “un referente del barrio de Barracas” y pese a que está en un “área heterogénea” –en castellano, rodeado de torres abominables– se destaca “su valor referencial en la identidad de Barracas”. Y pese a que fue intervenido y remodelado en varios lugares, conserva su gran salón-teatro y “los rasgos fundamentales del cuerpo que da hacia el frente”. En conclusión, el documento recomienda reconocer como Sitio Histórico a los cinco edificios de los Círculos por estar “vinculados con acontecimientos del pasado” y ser “de destacado valor histórico, antropológico, arquitectónico, urbanístico y social”.

Que se sepa, este informe no fue repudiado, ni cancelado, ni derogado por Macri o sus minions, con lo que la explicación a las ganas de desproteger el Círculo Santa Lucía debe buscarse en otras pulsiones. El edificio casi fue demolido en 2011, lo que fue evitado por la Legislatura en parte basándose en el informe ya citado y en mucha parte por la fuerte oposición de los vecinos a su demolición. El edificio llegó a tener un cartel anunciando un edificio de 38 metros de altura más dos retiros, con quince pisos de palomar con 65 departamentos de uno, dos y tres ambientes en la patética estética que se usa hoy en día. Como no se pudo hacer, el edificio fue sistemáticamente vandalizado. Primero fueron dos fletes que se llevaron desde los sanitarios hasta puertas y ventanas. Luego le dejaron los ventanales abiertos, para que entre la lluvia y la mugre. Y luego hasta organizaron una oportuna ocupación, con supuestos carenciados que no convencieron mucho porque se olvidaban de los parlamentos que les habían dado para justificar su presencia.

Como nada de esto funcionó, se apostó a la paciencia y los buenos contactos. El macrismo no hizo nada al respecto, y mucho menos cumplir con el Régimen de Penalidades del Patrimonio Cultural de la Ciudad, sancionado a fines del año pasado y promulgado en enero de 2014. El primerísimo párrafo de este Régimen dice que quien rompa o deje que se rompa un bien cultural “deberá proceder a la reparación de los daños causados o a la reconstrucción de los bienes afectados de conformidad a los documentos existentes y con la intervención de los organismos competentes”. También corresponden multas de veinte a cien mil pesos para faltas menores, inhabilitación para los profesionales involucrados, y multas de entre 240.000 y 600.000 unidades fijas a quien destruya “total o parcialmente” piezas del patrimonio.

El Círculo Santa Lucía es una pieza del patrimonio cultural legalmente reconocido por la Ciudad. El jefe de Gobierno porteño no sólo no sanciona ni cobra las multas sino que acepta gestiones para sacarle la protección y dejar que lo demuelan. Y es explícitamente imposible que Cultura gane alguna vez el poder de policía que se pensó alguna vez para el patrimonio edificado. Esto es cuidar el negocio de la industria mimada sin quebrar la ley, ya que basta violarla de la manera más institucional posible.