Archive

Archive for the ‘Ley 2548, de Promoción Especial del Patrimonio Arquitectónico’ Category

El Ovni de Av.Caseros 802: Presentamos un amparo para que el edificio respete la normativa vigente

October 1st, 2013 Comments off

El legislador porteño, Rafael Gentili, de Izquierda Democrática (I+D), junto a representantes de la ONG “Basta de Demoler” y vecinos de la zona, presentó una acción de amparo por la demolición y construcción de un edificio con autorización vencida en Avenida Caseros.

futura_grisf55c30bcff5ac80bd3

Rafael Gentili, diputado porteño y primer candidato a legislador en la lista de Izquierda Democrática (I+D), junto a representantes de la ONG “Basta de Demoler” y vecinos de la zona, presentó una acción de amparo por la demolición y construcción de un edificio (conocido como “Ovni/CPU”) en Avenida Caseros que tendría la autorización vencida y, además, no respeta las características patrimoniales del entorno.

Gentili expresó: “La obra de Caseros 802 no respeta el área de Protección Histórica. Por eso, el amparo se interpuso para que la Justicia haga lo que el subsecretario de Planeamiento, Héctor Lostri, y el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, se niegan a hacer: impedir que se lleve adelante una obra que viola la ley”.

El legislador explicó que la Ley 4464 de diciembre 2012 extendió la zonificación protectora APH1 a la Avenida Caseros. Esta obra se aprobó en el 2008, pero como los permisos de obras caducan a los tres años, el plano caducó y debería ajustarse a la nueva norma APH1.

Y agregó: “No obstante ello, el Subsecretario de Planeamiento autorizó a hacer la obra con el permiso caducado permitiendo que el privado haga la obra con los beneficios de la derogada zonificación R2aII, y no con el ajuste a la norma APH1, que implica diferencias en la limitación de altura máxima, adecuación a la estética del contorno, limitación a edificios entre medianeras, un cuadro de usos restrictivo y el establecimiento de un FOS del 60%”.

El edificio “Ovni o computadora” fue rechazado por los vecinos porque rompe con el contexto urbano de Caseros y es una obra que tiene su entorno cuidado por ley lo que obliga a que la Dirección General de Interpretación Urbanística limite su altura y su impacto visual.

Por otra parte, el artículo 10.1.4 del Código de Planeamiento Urbano dice que “en parcelas adyacentes a edificios catalogados, monumentos históricos nacionales o distritos APH, deberá consultarse a la secretaría en lo que respecta al tratamiento de fachadas y al contexto patrimonial”.

VER NOTA COMPLETA

Conferencia de Prensa: ONG denunciaron irregularidades sistemáticas en el otorgamiento de permisos de construcción.

September 27th, 2013 Comments off

ONGs vecinales denunciaron en conferencia de prensa irregularidades sistemáticas en el otorgamiento de permisos de construcción que benefician emprendimientos inmobiliarios.

 

 

 

Conferencia de Prensa: ONGs denuncian al Gobierno Porteño

September 25th, 2013 Comments off

Tras presentarse en la justicia, ONGs vecinales denunciarán en conferencia de prensa irregularidades sistemáticas en el otorgamiento de permisos de construcción que benefician emprendimientos inmobiliarios.

 

300px-Villa_Rocatagliata3Actual Villa Roccatagliata en Riesgo

Las organizaciones Basta de Demoler, ACAEC (Asociación Civil Amigos de la Estación Coghlan) y SOS Caballito convocan a una conferencia de prensa a realizarse el viernes 27 de septiembre, a las 14 hs, en la sala de conferencias de prensa de la legislatura de la CABA, (ingreso por la calle Hipólito Irigoyen), a raíz del fallo conocido el lunes, que dictó la medida cautelar en el caso Villa Roccatagliata.

 

El juez Lisandro Fastman, del juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 14 de la Ciudad, ordenó al Gobierno de la Ciudad y a Palacio Roccatagliata SA “que se abstengan de realizar y/o autorizar cualquier modificación, destrucción, demolición y/o acción que implique alguna alteración” del Palacio Roccatagliata y el predio en el que se ubica, en el barrio de Coghlan.

Villa RoccatagliattaProyecto Villa Roccatagliata

 

Las mencionadas ONG’s, junto con un grupo de vecinos de las comunas 12 y 13 presentaron el recurso de amparo patrocinados por la defensora pública oficial Dra. Cecilia González de los Santos de la defensoría nº 4.

 Render Las Victorias

Proyecto para Las Victorias

El objetivo de la convocatoria es ampliar la información sobre el caso, y denunciar la existencia de un mecanismo instalado en los organismos públicos del gobierno de la CABA, que  sistemáticamente otorga permisos de demolición y/o construcción violando las normativas vigentes.

 538929_10150789211611860_1134597890_n

Proyecto Santa Catalina de Siena

Estarán presentes la Dra. Cecilia González de los Santos de la defensoría nº 4 y el Defensor del Pueblo Adjunto, Gerardo Gómez Coronado. Se presentarán otros casos emblemáticos, y representativos de este accionar, como el Monasterio de Santa Catalina de Siena (Microcentro), Convento de las Victorias (Retiro), torres de IRSA en Colpayo y F. Vallese (Caballito) y el “ovni” de Avda. Caseros (Barracas).

futura_grisf55c30bcff5ac80bd3Proyecto Caseros 802

“Un cambalache en la Richmond” (Página12)

September 4th, 2013 Comments off

El gobierno porteño acaba de permitir “otros usos” en el local de la calle Florida, que lleva dos años cerrado y al parecer no será una tienda Nike. Los usos nuevos se anclan en el café, pero incluyen hasta juguetería, lo que resulta alarmante: la confitería puede terminar de paseo de compras, bien a la Florida berreta, con una cafetera de excusa legal. El macrismo, de paso, se sirvió de sus diarios amigos para atacar la preservación del lugar, llamar “apurados” a los legisladores que lo catalogaron –con un particular veneno contra María José Lubertino– y acusarlos de “dejar en un limbo” al local. Curiosamente, la medida la tomó el Ministerio de Desarrollo Urbano que encabeza Daniel Chain, pero la defendió en público el turístico ministro de Cultura Hernán Lombardi.

VER NOTA COMPLETA

“Muchas obras del patrimonio histórico y cultural porteño han caído bajo la piqueta del “progreso” o corren riesgo de ser destruidas. Esto se da por una mezcla de especulación inmobiliaria y desidia.” (NoticiasUrbanas)

June 17th, 2013 No comments

El contrapunto, el choque urbano entre lo viejo y lo nuevo, esa marca contemporánea, suele reunir un casco histórico que se las arregla como puede para quedar detenido en el tiempo sin que lo reciente carcoma, como el ratón al queso, sus bases. La nueva ciudad que se levanta sobre la antigua suele destruirla cuando aparece el negocio inmobiliario, que va en alza, siempre para adelante, para arriba. De un tiempo a esta parte, muchas construcciones típicas de la Ciudad de Buenos Aires, como la última morada de Alfonsina Storni –antes del mar– o los subtes La Brugeoise que tanto revuelo causaron cuando a Mauricio Macri se le ocurrió modernizar –porque ese es el concepto que prima en este tipo de procesos– la Línea A de subterráneos, han pasado por la aplanadora de la simiente de lo alto: así, se elimina para erigir. Pero esto no es la leyenda del Ave Fénix, no tiene nada que ver con el resurgir desde las cenizas.

Son los vecinos y las ONG, por lo general, quienes se alarman y entonces alarman. Y hay veces que ciertos organismos de contralor público se hacen eco de las denuncias, como la Defensoría del Pueblo, y otras, en que algunos legisladores, lejos del compromiso con la fábrica de hacer chorizos de la construcción, hacen suya la defensa del valor patrimonial porteño. Es que se trata, sin más, de una cuestión de identidad, en la que las leyes 1.227, que define el patrimonio cultural de la Ciudad, y la 2.548, de Promoción Especial de Protección Patrimonial, entienden. O deberían. Por algo, a instancias de la lucha denodada de Basta de Demoler –el nombre de la organización lo define todo– desde el 22 de diciembre de 2011 rige, respecto a la situación de las obras en el Teatro Colón, por caso, una medida cautelar dictada por la doctora Andrea Danas, a cargo del juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad número 10. Para muestra basta una cautelar.

Es que la vía judicial en estos casos es el último recurso, y el más efectivo. O no tanto. Sea como fuere, el artículo 42 de la Constitución Nacional y la Ley nacional 16.986 de amparo, y su correlato porteño, la 2.145, contemplan esa situación. Pasa que la problemática se viraliza y, por el grado de conflictividad y representación de lo porteño, hay casos paradigmáticos. Vaya si los hay.

Hasta la victoria siempre

Daniel Moretti y Gabriela Etchepareborda, vecinos de la capilla y convento Nuestra Señora de las Victorias, de Paraguay y Libertad, cuentan: “La preocupación de los vecinos y las vecinas y nuestra lucha para evitar la destrucción del complejo de la Iglesia y Convento de las Victorias comenzó a mediados de junio de 2012, cuando nos enteramos de que se estaba proyectando una obra. Esto sucedió, casualmente, a través de los encargados de algunos de los edificios vecinos, quienes mantienen contacto con las personas que hacen tareas generales en la iglesia. Estas personas habían tenido acceso al plano de obra –impulsado por la propia Congregación de los Redentoristas desde 2008– e incluso se lo mostraron al encargado de nuestro edificio. Sin embargo, dijeron que tenían expresas instrucciones de las autoridades de la iglesia de no comentarlo con nadie, pero la información siempre se filtra. El proyecto prevé la demolición de la antigua capilla (primera parte del complejo, con entrada por Libertad 870) que es una amplia sección de la fachada, para construir un edificio de oficinas de ocho pisos con dos subsuelos de cocheras. También se construirían pisos de oficinas apoyados sobre la terraza del resto del convento (en una especie de L invertida), casi hasta llegar a la esquina con Paraguay. Meses después, cuando la iglesia hizo pública la obra, nos enteramos de que también se construiría otro edificio más alto hacia el interior de la manzana”.

La conclusión no se hace esperar: “Nos pareció una verdadera aberración. Este complejo histórico, verdadera joya arquitectónica neogótica que data del siglo XIX, fue escenario de la batalla de la Revolución del Parque que se desarrolló en la Plaza Libertad el 26 de julio de 1890, siendo la torre de las Victorias centro del fuego de la artillería. No solo forma parte de la identidad histórica y edilicia de nuestro barrio y de nuestra Ciudad, sino que claramente estamos hablando de un símbolo de nuestra historia nacional e hito fundamental de la democracia en nuestro país. Como siempre habíamos creído que por su valor patrimonial ese inmueble no podía dejar de tener protección, lo primero que hicimos fue averiguarlo. Allí descubrimos, accediendo al listado del Área de Protección Histórica de la página oficial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que, efectivamente, el complejo contaba con protección de tipo ‘estructural’ en trámite. Esto, claramente, significa que no se puede llevar a cabo ningún tipo de remodelación que implique la modificación de su fachada y su volumen y, por supuesto, menos aún su demolición. El convento y la capilla, mientras tanto, comenzaron a ser vaciados de todos sus objetos de inapreciable valor, entre otros, la biblioteca, cuadros, muebles, además de haberse desmontado y retirado pisos de madera, escaleras y vigas, pese a que hasta esa fecha no había ningún cartel anunciando una obra. Todos veíamos cómo se trabajaba sigilosamente puertas adentro, sacando las cosas los fines de semana, incluso las vigas y tablones de pisos mediante poleas a través de las ventanas. Finalmente, trajeron al lugar camiones de mudanza de la empresa Verga Hnos. para terminar de vaciar el convento. A través del sitio en internet de esa empresa de mudanzas, que lo es también de remates, nos enteramos de que los objetos artísticos y los muebles de la capilla y el convento, que forman parte de nuestro patrimonio, habían sido rematados. Sabíamos que en breve comenzaría la demolición. A todo esto, las autoridades de la iglesia seguían sosteniendo y difundiendo que se trataba de una remodelación y puesta a punto”.

Moretti y Etchepareborda, finalmente, recuerdan: “A fines de febrero de este año se dictó la medida cautelar de no innovar sobre el estado del inmueble protegido. Esto significa que no se puede tocar el edificio ni dictar ningún acto administrativo que implique la modificación o demolición del mismo. Suponemos que seguramente el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la parroquia apelen y el caso vaya a la Cámara. También queda pendiente esperar que se resuelva la cuestión de fondo, que es la impugnación al acto administrativo del Gobierno de la Ciudad mediante el cual se autorizó la obra. Será también deseable recuperar los bienes patrimoniales que fueron vendidos. Es de vital importancia que, como están dadas las cosas, de manera urgente, se dicte la catalogación estructural definitiva de la totalidad del Complejo de Las Victorias. Mientras tanto, seguimos atentos al desarrollo de los acontecimientos, no solamente de este caso en particular sino de toda la problemática patrimonial. Sabemos que el patrimonio de nuestra Ciudad está en peligro y creemos que somos los ciudadanos y las ciudadanas los que tenemos que hacer todo lo posible para protegerlo”.

VER NOTA COMPLETA

“Ledesma, el creativo” Cómo se autorizaron las demoliciones ilegales del Asilo San Vicente de Paúl y Sanchez de Bustamante 2402

April 20th, 2013 1 comment

El director general de Interpretación Urbanística se destaca por su creatividad para blanquear irregularidades y permitir obras nuevas.

Aunque parezca mentira, el gobierno de Mauricio Macri sí posee algunos funcionarios notables por su astucia, si no por su inteligencia. Un caso es el de su director general de Interpretación Urbanística y Registro, arquitecto Antonio Ledesma, un verdadero creativo a la hora de interpretar lo urbanístico a favor de la industria inmobiliaria especulativa. Este mes, el Boletín Oficial publicó dos disposiciones de Ledesma que autorizan obras con argumentos preocupantes para el público y –deberían serlo– para el funcionario, que francamente firma todo.

El primer caso es del viejo asilo de Sánchez de Bustamante 2351, cerquita de Pacheco de Melo, un rincón de la ciudad justo atrás del Hospital Rivadavia, que sufrió una especie de ataque colectivo de los especuladores. Casi simultáneamente se vendió y se demolió la esquina francesa de planta baja con local –una linda casa de té– y primer piso, con la increíble autorización del increíble Consejo Asesor en Asuntos Patrimoniales, que “desestimó” un edificio de época intacto. Como previó un vecino en una pintadita anónima sobre el cartel de obra, se iba a construir “otra caja de zapatos” sin talento y sin el menor amague de arquitectura.

Mientras ocurría esto, el asilo iba siendo demolido de adentro para afuera, sin permiso de ningún tipo. Los vecinos protestaron airadamente ante esta obvia ilegalidad, pero lo único que lograron –ayudados por la Defensoría del Pueblo y por Basta de Demoler– fue que un par de tímidos inspectores fueran al lugar. Lo de tímidos va porque el cuidador no los dejó entrar y se retiraron sin “comprobar” el ilícito, cosa que este suplemento y cualquier hijo de vecino pudo hacer mirando por las ventanas abiertas.

Nada de esto le importó al arquitecto Ledesma, que emitió una disposición donde cita interminables parrafadas técnicas sobre ocupación del terreno, “esquemas compensatorios de volúmenes”, retiros, pulmones de manzana y otras cosas seguramente aplicables a un lote vacío. Pero sobre la demolición en sí se escuda en una resolución de su jefe Héctor Lostri, secretario de Planeamiento Urbano, que en 2010 se tomó otra vez la libertad de sacar por mano propia al asilo del catálogo preventivo, hábito que debería ser de interés penal. Los fundamentos eran que el edificio estaba muy deteriorado, con “corrosión” en sus hierros y humedades.

Así cubierto, Ledesma procede a “considerar factible desde el punto de vista urbanístico y en un todo de acuerdo en los considerandos” a la futura torrezota a erigir en el terreno de 1600 metros cuadrados.

Otro caso en el que impunemente se demolió sin permiso, se dejó caer las ruinas y se obtuvo un blanqueo. Ni siquiera hubo una multita.

VER NOTA COMPLETA

“Un misterio en Barracas” (Página12)

April 20th, 2013 No comments

En la esquina vieja de Jovellanos y Martín García se alzó por muchos años el edificio de imprenta de Editorial Kraft, rojo de ladrillos como se ve en la primera foto. Luego taller textil, el edificio quedó vacío en los noventa y en la primera década de este siglo hasta que –rumores luego confirmados– lo compró la cadena Coto de supermercados. A fines de 2011 apareció finalmente un cartel de demolición parcial y obra nueva que anunciaba un hipermercado con patio de comidas y patio infantil con alturas y superficies similares a las que ya imperan en la zona.

Los interiores del edificio histórico desaparecieron, pero las fachadas siguieron en su lugar y eso fue el final de la actividad: la obra no se hizo. Como se ve en la segunda foto, los trabajos despejaron un enorme terreno y dejaron como una pantalla los frentes viejos sobre Jovellanos y sobre Martín García.

Jovellanos y Martín García antes

Pasó un año y la inquietud de los vecinos volvió, porque el cartel fue reemplazado por uno que simplemente avisa de una demolición total, sin detalles de usos futuros. A la vez, el estudio Anima, especializado en maquetas digitales, colgó en su sitio la tercera imagen de esta nota, mostrando las fachadas originales frente a una súper-mega-recontra-torrezota, de las que descalabran toda escala y toda capacidad de desagüe hídrico.

En octubre del año pasado el mismo Alfredo Coto le dijo a la revista Actualidad en Supermercados que el edificio original era patrimonial y que el proyecto era así “difícil”, pero que incluía un edificio de oficinas, que debe ser la fea torre. Lo raro del asunto es que Barracas tiene ahora la ley 3954 que limita las alturas y hace simplemente imposible construir en esa escala.

Los vecinos de Proteger Barracas se preguntan si la obra quiere hacer valer un proyecto del año 2000 y si en la DGIUR tienen algo que decir sobre esto de hacer algo tan fuerte en el entorno de un edificio catalogado. El defensor adjunto del Pueblo porteño, Gerardo Gómez Coronado, se pregunta lo mismo, y ya inició un trámite para averiguarlo.

VER NOTA COMPLETA

En un fallo sorpresivo, un juez modificó la resolución de su antecesor y autorizó al gobierno a construir el metrobús eliminando las plazoletas centrales de la 9 de Julio

March 28th, 2013 1 comment

Licencia para arrasar espacios verdes

En un fallo sorpresivo, un juez modificó la resolución de su antecesor y autorizó al gobierno a construir el metrobús eliminando las plazoletas centrales de la 9 de Julio. Sólo exige que presente un plan de mitigación de los daños provocados.

En forma sorpresiva, un juez porteño le otorgó al Gobierno de la Ciudad una autorización para continuar con las obras del metrobús, avanzando sobre los espacios verdes de la avenida 9 de Julio hasta ahora protegidos por el fallo de otro juez. También le dio vía libre para continuar con la remoción de árboles. La medida se conoció en vísperas del fin de semana largo, de manera que los abogados, legisladores y vecinos que presentaron el recurso de amparo solicitando la protección no podrán apelar hasta el miércoles próximo. Los amparistas denunciaron ayer la “gravedad institucional” de la medida, ya que el juez modifica el fallo de un par, cuando esa atribución le corresponde a la Cámara de Apelaciones. “En el mejor de los casos, el juez ha demostrado falta de idoneidad. Lo vamos a recusar y, si corresponde, vamos a pedir que se le inicie juicio político”, anunció el abogado Pedro Kesselman, uno de los patrocinantes del amparo.

(…)

Las plazoletas que serían afectadas por la obra están ubicadas en el centro de la avenida, desde Belgrano hacia el Sur, hasta San Juan, y desde la avenida Córdoba hacia el Norte, hasta Santa Fe. “Calculamos que son unos 30 mil metros cuadrados de espacios verdes que se van a perder”

(…)

Para los amparistas, la medida es “nula e ilegal” y la forma “unilateral” en que fue adoptada es de “gravedad institucional”. “El juez Fastman, un ‘hombre ligero’ según la traducción de su apellido, desconoce que el sistema judicial argentino tiene una doble instancia, y un fallo de primera instancia sólo puede ser revocado por la Cámara correspondiente”, explicó el abogado Kesselman en una conferencia de prensa, ayer, en la Legislatura porteña. “Esto demuestra su falta de idoneidad: lo vamos a recusar”, adelantó.

El juez además liberó el trabajo de remoción de árboles y rechazó la propuesta de los amparistas de designar un experto de la Universidad de Buenos Aires para supervisar el procedimiento del trasplante. Designó en cambio a los organismos propuestos por el Gobierno de la Ciudad: el Jardín Botánico, la Reserva Ecológica y la Agencia de Protección Ambiental, todos organismos dependientes del Estado porteño.

A los cuestionamientos por la reducción de espacios verdes se agregaron otras objeciones a la obra:

- La superposición de la traza con el recorrido de la Línea C de subterráneos.

- La falta de autorización de la Legislatura porteña para el nuevo recorrido, como ya hizo con el metrobús de Juan B. Justo, mediante una ley.

- La falta de autorización de la Secretaría de Transporte de la Nación para el cambio de recorrido de los colectivos.

- La necesidad de modificar la Ley de Tránsito para permitir la circulación inversa, “a la inglesa”, en los carriles del metrobús.

“Hemos pedido un amparo porque nos sentimos desamparados”, afirmó Livingston, quien pidió a la Justicia “sacarse la venda para ver quién está de cada lado: abogados, arquitectos y vecinos, de un lado, y del otro, un empresario disfrazado de jefe de la Ciudad.”

“Cada estación de metrobús costará 8 millones de pesos –denunció Di Filippo–. Se llamó a licitación a fines de diciembre y los sobres se abrieron el 11 de enero, el mismo día que se anunció el comienzo de las obras.” “El interés del macrismo es debilitar la línea C”, advirtió Bodart. “Es una obra faraónica que se lleva puestos monumentos emplazados por ley”, alertó Camps. “Y hasta una plaza de la cultura árabe, donada por esa comunidad”, completó Neira. “Es el producto de un modelo de gestión urbana autoritario”, definió Lubertino. “Arbitrario y falto de transparencia”, agregó Basteiro. “La ciudad es de todos, no del que gana las elecciones”, concluyó la titular de Basta de Demoler.

VER NOTA COMPLETA

Repercusiones por el Proyecto de Ley para catalogar definitivamente 2800 inmuebles que están actualmente en catalogo preventivo.

March 26th, 2013 No comments

Esta semana, hubo dos paquetazos porteños respecto del patrimonio. El primero fue presentado el lunes y es un proyecto de los diputados porteños Pablo Bergel y Julio Raffo, de Proyecto Sur, para proteger 2798 edificios que perviven en ese limbo llamado “catálogo preventivo”. La idea es catalogarlos en serio, por ley, y sacarlos de un peligro inminente. Resulta que este número, 2798, surge de 162 resoluciones administrativas firmadas por los subsecretarios de Desarrollo Urbano desde enero de 2007 hasta enero de este año. La mayoría las firmó el inefable secretario –-ascendido y único en todo el gobierno porteño– Héctor Lostri, que también tiene el hábito de firmar las “desafectaciones”. Según su lógica, si él firma la resolución para poner algo en el catálogo preventivo, también tiene la firma para sacarlo.

Esto no es cierto en absoluto, porque la mayoría de esta lista está compuesta por edificios a los que se le pidió la demolición, pero fueron protegidos por el CAAP, o por piezas que figuran en proyectos de ley en tratamiento. Que se hayan juntado casi 3000 habla de la fiaca prodigiosa del Ejecutivo porteño y de la baja prioridad del tema en la Legislatura, que nunca parece tener tiempo para votar los proyectos.

Para presentar la movida se organizó un coloquio en el que hablaron el defensor del pueblo Adjunto Gerardo Gómez Coronado, la jueza porteña Andrea Danas, la presidenta de Basta de Demoler María Carmen Usandivaras y el referente de la Protocomuna Caballito y asesor de Proyecto Sur Gustavo Desplats. El tema central fue la desprotección que se busca solucionar con una ley “útil y necesaria para suplir las carencias normativas”, como resumió Gómez Coronado.

Al día siguiente, con la pompa del salón dorado del edificio de La Prensa, se presentó la contracara de todo eso. La Ciudad se permitió afirmar que hay 17.347 edificios protegidos en Buenos Aires, número que nos pone sextos en el ranking mundial. Ambas cuestiones son falsas, porque muchas ciudades tienen muchos más edificios protegidos por entorno, ya que no usan en sistema de catalogación uno por uno, como nosotros, y porque el gobierno porteño infló la cifra poniendo adentro todo lo que haya en un Area de Protección Histórica.

La cosa se desarma al desagregar los números. En esta capital hay 70 edificios con protección integral, 804 con estructural y 5066 con cautelar, lo que protege apenas la fachada. El resto del número se infla con 7450 “especiales”, lo que simplemente no es cierto. La categoría especial se aplica a edificios sin valor intrínseco, pero que tienen un valor histórico particular, como por ejemplo el Olimpo, chupadero atroz pero simple galponcito de barrio.

Que Daniel Chaín, el proceloso ministro de Desarrollo Urbano porteño, haya presentado con orgullo este trabajo de la FADU/UBA ya da una idea de a dónde termina todo esto.

VER NOTA COMPLETA

Presentan proyecto de Ley para catalogar definitivamente 2800 inmuebles que están actualmente en catalogo preventivo.

March 21st, 2013 No comments

                                                    

El legislador de la Ciudad Pablo Bergel (Proyecto Sur) junto con su colega Julio Raffo (Proyecto Sur)  presentaron un proyecto integral para la catalogación de 2798 edificaciones de valor patrimonial de la Ciudad de Buenos Aires que incluyen sitios tales como el jardín botánico Carlos Thays, la Casa del Teatro, el Banco de la Nación y el Banco Provincia, entre otros edificios destacados de la ciudad de Buenos Aires.

 La iniciativa fue presentada durante la Jornada sobre el “PATRIMONIO PORTEÑO”, con la participación de la Jueza Andrea Danas, el Defensor adjunto del Pueblo Gerardo Gómez Coronado, María Carmen Usandivaras (Basta de Demoler), y Gustavo Desplats (Protocomuna Caballito).

La iniciativa contempla la catalogación definitiva según lo establecido en el Código de Planeamiento Urbano, de 2798 inmuebles que actualmente se encuentran en catálogo preventivo mediante 162 resoluciones emitidas entre enero de 2007 hasta enero de 2013 por la ex Subsecretaría de Planeamiento Urbano, actual Secretaría de Planeamiento Urbano. A la catalogación preventiva se le debe dar curso como catalogación definitiva en un plazo máximo de diez días y los plazos actuales de cada uno de los inmuebles está excedida en casi todos los casos hasta por 5 años.

El legislador Julio Raffo, co-autor del proyecto, cuestionó la forma en que se maneja el gobierno de la Ciudad y subrayó que “este proyecto es un aporte grande a la transparencia en el cuidado del patrimonio cultural porteño y se suma a nuestras iniciativas para la publicación web de las resoluciones de la Comision Asesora de Asuntos Patrimoniales”.

El diputado Bergel destacó “… la incesante labor de ONGs, asambleas barriales y especialistas que hace mucho tiempo y con gran dedicación vienen luchando contra la piqueta y la especulación inmobiliaria que arrasan con el patrimonio arquitectónico y la identidad barrial en pro de la mayor rentabilidad de sus negocios”.

La jueza Andrea Danas, que otorgó la cautelar que impide las modificaciones a inmuebles anteriores a 1941, celebró la iniciativa y el acompañamiento de las ONGs que defienden el patrimonio. En tal sentido, María Carmen Usandivaras, Presidenta de Basta de Demoler, resaltó que: “hay miles de edificios que están apenas protegidos por una resolución administrativa, se encuentran en un limbo patrimonial y en peligro constante”. Agregó que “edificios que estaban en el catálogo preventivo han recibido autorizaciones de demolición y este proyecto es fundamental para evitar esto”.

Gerardo Gómez Coronado, Defensor del Pueblo Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, señaló que el proyecto presentado “es útil y necesario para suplir las carencias normativas ya que la fuerza del mercado avanza por el avance de algunas fuerzas políticas”. Destacó la importancia de las cuestiones patrimoniales y destacó que “la prioridad tiene que estar dada por la protección del patrimonio”.

Gustavo Desplats, coordinador de la ONG Protocomuna Caballito destacó que “la catalogación preventiva actual no garantiza de ninguna manera la protección de los inmuebles”

En la misma jornada se presentó también el proyecto de protección patrimonial del Obelisco Porteño y Plaza de la República, en los términos de la ley 449 (Código de Planeamiento Urbano).