Archive

Archive for the ‘Ley 449, de Código de Planeamiento Urbano’ Category

COMUNICADO: RESTAURACIÓN EDIFICIO DE LA AUDITORÍA GENERAL DE LA NACIÓN.

September 23rd, 2015 Comments off
Hemos asistido a la inusual y bienvenida restauración de un importante edificio frente a la Plaza de los Dos Congresos.

El Palacio Biol, construido e inaugurado en 1927 para ser la sede del Instituto Biológico Argentino, dedicado a la investigación y producción de fármacos.

El Arq. Locati, autor de la obra recreo el espíritu de un edificio veneciano, con una notable fachada y lo corono con el reloj y el conjunto escultórico del campanario de bronce con las dos figuras de los autómatas, que son un hito de la ciudad de Buenos Aires.

Screen Shot 2015-09-23 at 8.18.25 AM

El edificio fue desde 1948, sede de diferentes instituciones nacionales y se fue degradando, deteriorando y perdiendo parte de los recubrimientos exteriores e interiores y su mobiliario.
En el 2001 desembarca en la Auditoria General de la Nación, AGN, el que es su titular hasta nuestros días, el Dr. Leandro Despouy, que se propuso recuperar el edificio, para honrar y dar la jerarquía necesaria al máximo órgano de control de la Nación. www.agn.gov.ar

Por ser una obra protegida estructuralmente, el trabajo debía ser fiel, preciso y de gran calidad. La  tarea ardua de restaurar un edificio de diez plantas, construido con las reglas del arte mas  exigentes y con materiales  exquisitos llevó mas de diez anos, y la obtención de los fondos para realizarlo no fue tarea menor.

Screen Shot 2015-09-23 at 10.53.21 AM

Sin embargo con la asistencia de la Universidad Torcuato Di Tella y el Istituto Centrale per il Restauro del estado italiano y profesionales argentinos se ha podido terminar felizmente.
​Ya se puede ver el reloj funcionando y próximamente se organizaran visitas guiadas para apreciar el interior del edificio.
Como defensores del Patrimonio felicitamos y agradecemos a los hacedores de este “milagro” para nuestra ciudad.

Comunicado: El Centro Cultural Recoleta y la venta de un Monumento Histórico Nacional.

September 23rd, 2015 Comments off
El Ejecutivo del Gob. de la Ciudad, envió a la Legislatura Portena, un proyecto para convertir en propiedad horizontal la totalidad del Centro Cultural Recoleta, para luego dividirlo en dos unidades funcionales.
El objetivo de este despropósito es el de subastar una de esas unidades funcionales que incluye toda la construcción subterránea, ocupada por el Bs. As Design,  las 170 cocheras, mas la enorme y magnifica terraza que es continuación de la Pza Intendente Alvear y el sector del Centro Cultural Recoleta donde esta el auditorio y el espacio que ocupa el Hard Rock Café.
En el art. 3 del proyecto el Ejecutivo dice que el inmueble “es innecesario para la gestión del Gobierno”. Y en los considerandos “que el inmueble no se encuentra afectado a la satisfacción de una finalidad pública en forma directa e inmediata”. De esto se desprende la opinión que tiene el Gob. de la ciudad sobre los bienes culturales y el uso que los ciudadanos les damos.

Es obvio señalar lo que representa para el patrimonio de la ciudad este lugar, uno de los mas representativos y visitados y especialmente para nosotros los ciudadanos de la CABA.

El Centro Cultural Recoleta y todo el inmueble forman parte del ÁREA PROTECCIÓN HISTÓRICA 14, que incluye todo el conjunto del Cementerio, La Iglesia del Pilar, el Centro Cultural y la Pza con barranca.
Es ademas Monumento Histórico N​acional desde 1948. https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Antonio_Buschiazzo

Basta de Demoler saldrá una vez mas a defender este  lugar de una nueva privatización de nuestros extraordinario espacios públicos. IMG_1072

“Reclamo de asambleas barriales en defensa del espacio público” (Diario Z)

July 17th, 2015 Comments off

 

Reclamo de asambleas barriales en defensa del espacio público

Más de cuatrocientos vecinos se reunieron anoche en la esquina de Acoyte y Rivadavia en Caballito para reclamar contra la construcción indiscriminada y la pérdida de espacio público.

RECALCULANDO BUENOS AIRES

 

VER NOTA COMPLETA 

Conjunto Art Nouveau en peligro en Caballito (Página12)

July 17th, 2015 Comments off

“Lejos de las obras maestras más conocidas y reconocidas, el Art Nouveau exhibe a metros de Primera Junta una suerte de conjunto de cosas bien pensadas, bien construidas y en peligro.”

VER NOTA COMPLETAArt Nouveau Caballito

“Descontrol edilicio en la Ciudad: alertan por torres de hasta 28 pisos” (Tiempo Argentino)

July 17th, 2015 Comments off

El boom inmobiliario en Capital Federal, que se inició en Caballito y en Flores, genera quejas constantes en Palermo, Belgrano y Coghlan.  En algunas zonas se edifican más de 20 pisos cuando sólo se permiten 9. Leyes laxas y complicidad de funcionarios fomentan la especulación inmobiliaria.

(…)

“La construcción “impermeabiliza” los barrios”

“Osvaldo Guerrica Echevarría, arquitecto y presidente de la Asociación Amigos del Lago de Palermo, alerta que “el auge de la construcción en propiedad horizontal, ya sea entre medianeras o en edificios de perímetro libre (torres), impermeabilizó la mayor parte de la entonces superficie absorbente sobre predios privados con nuevas construcciones”. El especialista recuerda que el Código de Planeamiento Urbano de 1977 indicaba la existencia de un pulmón de manzana absorbente; “pero esta obligación dejó de existir en las zonas más densamente pobladas y desde hace más de 20 años se permite construir sobre planta baja en cada parcela, perdiendo así la permeabilidad en el pulmón de manzana”. A esto se le suma que durante el siglo XX se redujo la cantidad de espacios verdes públicos parquizados en más de 50 hectáreas (de 7 m2/habitante se pasó a menos de 2) y con ello, además del disfrute para la gente, “se constituyó en una sensible pérdida de superficie absorbente”. Guerrica Echevarría recordó que la construcción “implica excavaciones de entre 30 y 40 metros de profundidad que sobrepasan largamente las dos primeras napas de agua. Es a través de estas napas, que los terrenos aún absorbentes acumulan el agua y la envían al estuario. La red de bases de hormigón construidas constituye -subterráneamente- un verdadero dique a la evacuación de las aguas de lluvia retrasando, y muchas veces impidiendo, el escurrimiento”. También las torres acentúan la densificación urbana (cantidad de habitantes por hectárea) en términos impredeciblemente negativos, ya que el aumento de la cantidad de personas va acompañado del aumento en la cantidad de vehículos. “Las cañerías pueden tener mayor diámetro, los cables transportar más voltios, pero las calles no pueden aumentar sus dimensiones.”

VER NOTA COMPLETA

CONVENTOS EN RIESGO: Entre el negocio inmobiliario y la fe. (La Nación)

July 14th, 2015 Comments off

Están en lugares codiciados por desarrolladores y constructoras

“Nos vimos cercadas por estos impíos que entraron en tropel. Los recibimos en un profundo silencio. Unos nos apuntaron con los fusiles, otros nos empujaban con las bayonetas sin que ninguna hablara. Afortunadamente un sargento ordenó que se retiraran”, escribe en 1807 la madre superiora de Santa Catalina de Siena luego del asedio de los ingleses.

538929_10150789211611860_1134597890_n

Ese monasterio, como tantos otros de la ciudad, ya no está amenazado por soldados sino por proyectos de construcciones en sus predios. Así lo aseguran vecinos y ONG, para quienes el patrimonio histórico de la Iglesia en Buenos Aires está en peligro. En algunos casos lograron amparos que frenaron las obras, pero en otros, los proyectos avanzan.

A veces, son las mismas congregaciones en problemas económicos las que promueven la venta de edificios y terrenos para aliviar sus finanzas, en momentos en que el precio del metro cuadrado llegó a 4700 dólares en algunas zonas de la Capital.

En medio de la polémica, las constructoras que impulsan los proyectos prometen no demoler “las cosas que son de Dios”.

En Las Victorias, un edificio neogótico de 130 años que ocupa 2600 metros cubiertos frente a la plaza Libertad, la Justicia libró en 2012 una precautelar que paralizó la refacción que se había comenzado en los descascarados dormitorios de los sacerdotes redentoristas. El proyecto, que cuenta con el aval de los curas, contempla hacer cuatro pisos nuevos sobre los tres que ya tiene el edificio.

Vista Las Victorias

“Estaba desmantelando la biblioteca y la iglesia interna, por eso interpusimos un amparo”, advierte María del Carmen Arias Usandivaras, de Basta de Demoler. Ella y los vecinos buscan que no se modifique la parcela de este edificio de la belle époque donado por Magdalena Dorrego de Ortiz Basualdo, donde se casó Jorge Luis Borges.

Por su parte, el padre Marcelo Pomar, impulsor del proyecto, asegura que la paralización de las obras no benefició a nadie. “El inmueble ahora está vacío y con escombros, los cuatro sacerdotes que allí vivían tuvieron que abandonarlo, y el edificio no se puede utilizar para las obras de caridad”, dice.

La construcción iba a ser costeada con la venta de terrenos propios en Córdoba y con la ayuda de donaciones. La intención era alquilar dos pisos para poder solventar obras de beneficencia. La fe no siempre llega al bolsillo y hay una merma en la recaudación dominical.

JUSTIFICACIÓN

Para el ingeniero Luis Perri, socio de Obras y Sistemas SRL, a cargo de la obra, se vieron obligados a comenzar las refacciones, ya que “era una estructura insegura para los propios padres, con cables en mal estado, sin salidas de incendio, techos con goteras, baños rotos, etc. Claramente hay animadversión por parte de la ONG que frenó todo”.

A su vez, en Palermo hay controversia por un terreno de 4000 metros al lado del colegio Don Bosco que vendieron los salesianos. Allí se levantó la cautelar que impedía construir una torre con amenities y shopping. Según los vecinos, el complejo perjudicaría la tranquilidad y el medio ambiente de Palermo.

“No puede ser que de pronto se junte un grupo, te levante una cautelar y frene una obra. Por suerte, la Justicia se expidió ahora a favor nuestro, así que empezamos a trabajar en cualquier momento”, advierte Carlos Spina, gerente comercial de Argencons, a cargo de lo que será Quartier Dorrego.

Torre Shopping de los Salesianos

También en Palermo se impidió la demolición de la fachada contigua a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, un emblema barrial con dos torres frente a la plaza Güemes. El frente integra el complejo de la Congregación del Verbo Divino Provincia Argentina Sur donde planeaban otra torre con amenities y jardín de infantes privado.

mansilla 3845-798708

Sobre las barrancas de Belgrano, un espacio en altura como los que preferían los monjes, está la vieja Abadía San Benito. Allí vivieron 50 benedictinos que luego se marcharon para alejarse del ruido. En 2006 intentaron levantar un centro médico, pero en la actualidad es patrimonio de la Ciudad y fue utilizado el año pasado para Casa FOA en el marco de un programa de puesta en valor de las iglesias y conventos.

En pleno microcentro, el monasterio Santa Catalina de Siena está catalogado por la World Monuments Fund como “en peligro” junto a otros de Siria y Venecia.

Allí, donde vivieron las primeras monjas de clausura, se evitó una torre de 18 pisos que socavaría la estructura de adobe. Esta joya arquitectónica ofrece visitas guiadas y cuenta con un “barcito” en el patio colonial. Un pequeño cartel sobre San Martín invita al Centro de Atención Espiritual: “En medio del ruido, alguien te escucha”..

VER NOTA COMPLETA

Zona liberada: “En Villa Devoto, un truco legal para poder demoler el patrimonio sin siquiera quebrar la ley.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

La zona liberada del macrismo

En Villa Devoto, un truco legal para poder demoler el patrimonio sin siquiera quebrar la ley.

La Habana 4285

La Habana al 4200 es una cuadra así, con estas mezclas de lo elegante de antaño y lo guarango de hoy, pero en el 4285 ya falta una pieza, la casa de ladrillo sin techos de la foto. De un vistazo se puede ver que estaba en buen estado, con sus ladrillos limpios y enteros, y hasta el empapelado de las habitaciones claro, pese a la intemperie. Ni el jardín es todavía un yuyal… La sorpresa viena al bajarle la ficha a la casa. En el mapa interactivo de la ciudad se conoce que uno habla de la parcela 13 de la manzana 30 de la sección 83, 450 metros cuadrados en la comuna 11. También se averigua que la zonificación es apenas RIbI, bajita ella, y que es una manzana atípica porque una cercana diagonal la deja de cinco lados.

La sorpresa está en la Base de Areas de Protección Histórica del mismo gobierno porteño: La Habana 4285 no figura. Incrédulo, el curioso busca otras direcciones, pero no las encontrará porque toda la calle La Habana, con sus regios caserones, no figura en la Base, ni siquiera para decir que nada tiene protección.

Esto es muy preocupante, porque puede servir como excusa legal en el trámite para decir que la propiedad no es anterior a 1941, como lo son tantas de esa calle, y por lo tanto nada obsta para poder destruirla por ventanilla. El trámite ya está hecho, evidentemente, porque las ruinas exhiben un correcto cartel del “demoledor” autorizado y hasta la chapita de plástico para poner los stickers de las inspecciones de trabajo. Todo legal, todo fácil para el especulador.

Una manera conceptualmente simple de parar esto es, por un lado, catalogar a libro cerrado todo el catálogo preventivo, dándole fuerza de ley, y por el otro obligar por ley al gobierno porteño a no dejar que destruyan nada que no tenga una ficha de APH. ¿Habrá manera de lograr esto?

VER NOTA COMPLETA

“Una clausura en el microestadio: Los vecinos de Once, reunidos en Manzana 66, lograron clausurar la manzana donde se quiere hacer un estadio para 18.000 personas.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

Una clausura en el microestadio

“Los vecinos de Once, reunidos en Manzana 66, lograron clausurar la manzana donde se quiere hacer un estadio para 18.000 personas. Un paso más para frenar una obra de enorme y negativo impacto urbano.”

(…)

“En la base de este lío está la poca preocupación del macrismo en crear cosas perdurables para la ciudad. Esta manzana debería haber sido comprada sin más vueltas por la municipalidad para hacer una plaza, de modo de subir el número de metros verdes de la ciudad, que siguen disminuyendo, aunque se cuenten como verdes espacios simplemente abiertos, aunque pavimentados. La pereza, el desinterés o la simple falta de imaginación del macrismo por estos temas impidió esta solución positiva, con lo que quedamos con un proyecto privado particularmente molesto que arrancó en 2011 con desalojos y cierres de comercios, y la demolición interna de los edificios que los alojaban. De paso, estas demoliciones se hicieron sin la menor traba oficial, pese a que varios eran anteriores a 1941. En un caso, un edificio que sí estaba en el catálogo preventivo fue “reconsiderado” por el CAAP, que le retiró la protección para que lo destruyeran.

La manzana en cuestión está en una zona residencial, de alturas relativamente bajas, a cuatro cuadras de Plaza Once, con un tránsito bastante abrumador y una alta densidad urbana. Un microestadio con capacidad para 18.000 personas crearía picos de transporte de difícil solución, una saturación de coches tirados por todas partes, y un nivel de ruido insoportable, especialmente porque el lugar se usaría para recitales.”

VER NOTA COMPLETA 

“Confirman la clausura de cocheras sobre plazoletas”(La Nación)

April 7th, 2015 Comments off

Funcionaban sobre Corrientes, entre Jorge Newbery y Olleros, frente a la necrópolis

 Sala III de la Cámara en lo Contencioso Administrativo porteño ratificó la sentencia de la jueza Lidia Lagos que ordenó al gobierno de la ciudad clausurar las playas de estacionamiento que funcionaban en dos plazoletas situadas sobre la avenida Corrientes, entre Jorge Newbery y Olleros, frente al cementerio de la Chacarita.

Los camaristas recordaron que las plazoletas están categorizadas como urbanización parque (UP) y que la ordenanza 46.229 prohíbe otorgar permisos de usos sobre esos espacios públicos.

Según informó el portal IJudicial.com, la Sala III ordenó clausurar las playas de estacionamiento “y/o cualquier otra actividad no compatible con el distrito UP”.

En su argumentación, los jueces Gabriela Seijas y Hugo Zuleta (el tercero, Esteban Centanaro, no suscribió por encontrarse de licencia) rechazaron la pretensión oficial volcada en la apelación del fallo de primera instancia de excluir a las mencionadas plazoletas de la regulación vigente por tratarse de superficies no verdes, sino cementadas.

“Nótese que su postura [la de la recurrente] radica en sostener que la plazoleta en cuestión no conforma un espacio verde, sino una plazoleta seca, que no es la transcripta en la normativa que regula el área amparada”, sostuvieron los magistrados. Destacaron que el hecho de que la plazoleta sea “seca o no” no hace mella a su inclusión dentro de la prohibición que establece la mencionada ordenanza 46.229.

Por último, la cámara habilitó al gobierno de la ciudad a continuar con el desarrollo y ejecución del centro de transferencia proyectado para el área. “La manda impuesta se ha limitado a ordenar la clausura de las playas de estacionamiento que funcionaban (…), mas no impide la realización de obras de infraestructura”, dijeron.

“Alturas de Buenos Aires” Vecinos de la Comuna 10 buscan controlar las alturas en sus barrios. (Página12)

April 7th, 2015 Comments off

Alturas de Buenos Aires

De cómo la Ley Abrevaya volvió a la vida de la mano de los vecinos de la Comuna 10, que buscan controlar las alturas en sus barrios

Uno de los dogmas más berretas de la industria de la construcción –especuladores, sus proveedores y arquitectos a sueldo– es que la altura y la densidad urbana son lo que necesita la humanidad. Como a los que pagan les importan un pitillo estos temas intelectuales, les dejan la discusión a los que cobran, que inmediatamente revierten a sus años de facultad: hablan en el aire y no se dan por enterados de la ciudad real ni aunque tengan que gritar por encima del tránsito.

Este supuesto debate es tan burdo, que hasta se usan conceptos cuerdos para justificar las torres. Por ejemplo, los ecologistas serios cuestionan los suburbios y los countries por el enorme desperdicio de recursos, por la obligación de usar autos que crean físicamente y por la cantidad de tierra que devoran. Este es un argumento a favor de la vida urbana, que con mayor densidad genera una mayor economía de recursos energéticos, naturales y constructivos.

Pero no es un argumento a favor de transformar a Buenos Aires en una suerte de Hong Kong o, más probable, de San Pablo. Estas anarquías espectaculares fueron construidas, respectivamente, por la falta de espacio y la falta de límites a la industria favorita del macrismo. El resultado es agobiante, sucio, inhumano y muy rentable para los que lo originaron.

Con lo que no extraña que los vecinos de esta ciudad estén por delante de los especuladores y sus empleados, exigiendo un límite de los fuertes a las alturas porteñas. Es una gran idea, porque con una medida se solucionan varios problemas muy reales y críticos: se salvan piezas patrimoniales por el simple expediente de no permitir grandes edificios donde hay casas (se cambia la lógica económica), se modera la cantidad de autos en las calles y se baja la sobrecarga en la infraestructura urbana.

Un caso concreto permite apreciar esta inteligencia vecinal. Resulta que en 2010 el entonces diputado porteño Sergio Abrevaya había presentado un proyecto de ley de esos que son como el ajo para los vampiros. Abrevaya proponía bajar la altura máxima permitida en todos los barrios residenciales a nueve metros. La idea era muy simple a propósito, ya que legalmente toda zonificación “Rb”, residencial, pasaba a tener un tope de nueve metros sin peros ni discusiones. Como el Código Urbano es deliberadamente confuso y bizantino, los especuladores y sus socios en el gobierno –en éste sobre todo, pero en los anteriores también– siempre le encuentran la vuelta a subir con los edificios. Hay tangentes, enrasamientos, anchos de avenidas, excepciones y simples creatividades poéticas para sacar un pisito de más. Abrevaya explícitamente eliminaba toda posibilidad de interpretación y poética legislando que nueve metros son nueve metros en todo lugar y lote.

El proyecto fue odiado por el macrismo y murió. Abrevaya preside hoy el Consejo Económico y Social, esa entidad multisectorial y pluripartidaria que está estudiando la ciudad como pocas veces se hizo, y es precandidato a jefe de Gobierno. Resulta que los vecinos de la Comuna 10 se enteraron de ese proyecto de ley, mientras buscaban maneras de frenar la ofensiva de las torres en sus barrios. Como se detalló en este suplemento, un símbolo de esa ofensiva es el proyecto de TGLT en la fábrica Hüser de Floresta, una mole enorme en un barrio donde todo tiene planta baja y a lo sumo primer piso. Pero la entrada de las torres en este barrio y en otros consiste fundamentalmente en una gran cantidad de edificios de ocho, diez u once pisos en las avenidas, más todas las excepciones, FOTs de parcelas englobadas y triquiñuelas de código posible. El macrismo en funciones siempre acepta estas cosas.

Abrevaya y los vecinos se juntaron y de ahí surgió un proyecto de ley muy novedoso y detallado para los barrios de Villa Real, Versalles, Floresta, Monte Castro, Vélez Sarsfield y Villa Luro. Quien conozca estas áreas sabrá que consisten en un gran área residencial, de las que tienen kilómetros de cuadras de casas y más casas, abundantes jardines y pocos comercios, excepto en avenidas como Jonte o Nazca, que funcionan como sus centros. De hecho, estos barrios gravitan comercialmente hacia Flores o Villa del Parque, “Centros” subsidiarios donde hay entretenimiento, comercio y servicios.

Lo que buscan los vecinos es limitar usos, como prohibir los hoteles y pensiones, pero sobre todo retomar el tema de las alturas. El proyecto de ley retoma la idea de los nueve metros como máximo absoluto en todas las calles y todos los casos, sin excepciones ni contextos que valgan. La altura máxima en avenidas bajará de 18 a 12 metros, con un detalle importante: que esa altura máxima es aplicable a avenidas E3, o sea avenidas “de verdad”, anchas y con tránsito hacia otras zonas de la ciudad. Las avenidas “truchas”, sólo de nombre –como por ejemplo la parte estrecha de Dorrego, en Colegiales– tendrán la altura máxima de una calle, que es lo que son en la vida real.

¿Tendrá aire este proyecto? Los vecinos de la Comuna 10 prometen que sí y diagnostican que es la única manera de parar la destrucción de sus barrios. En año electoral, tienen varios huecos por donde colarse y lograr una de las tantas cosas que el PRO no quiere que ocurran.

VER NOTA COMPLETA