Archive

Archive for the ‘La Imprenta’ Category

“Un caso de “poder blando”: Un museo de Nueva York con un palacio de particular belleza quiso hacer una torre en el jardín. Una ONG, una protesta y el propio gobierno municipal lo convencieron de buscar otro diseño.” (Página12)

June 23rd, 2015 Comments off

 (…)

“Pero como todos los museos del mundo, de cualquier tipo, el Frick tiene problemas de espacio.

Con lo que hicieron lo obvio, llamar a una firma de arquitectura modernita, Davis Brody Bond, y pedirle un diseño. DBB simplemente eligió un lugar “vacío”, el jardín interno de la residencia, y diseño una torrecita de seis pisos de un modernismo inmitigado, vidrio y hormigón y aceros, de modo de crear “contraste” y evitar toda sospecha de “falso histórico”, lo que parece que ahora te condena a la hoguera. El diseño tenía toda la sanata que acompaña estos errores, desde la necesidad de crear “volúmenes blancos” para exhibir arte hasta la más turística de crear un jardín en altura con vistas a Central Park, que está enfrente. Lo que el estudio obvió es el efecto destructivo de una torre así surgiendo por encima del museo.

Es que la casa Frick es una impecable creación del arquitecto Thomas Hastings, un famoso especialista en residencias de gran elegancia, mejor calidad y estupendo dominio de los lenguajes y las proporciones clásicas. Por lo tanto, la Frick es un edificio más vale horizontal, con entradas y salidas en sus fachadas de piedra París, jardines internos y externos, arquerías y columnatas que hoy resulta un descanso visual en un barrio dominado por varios de los primeros rascacielos residenciales del mundo. Los renders del diseño de BDD hacen pensar en que un gigantesco mueble de archivo, una cajonera, hubiera aterrizado en medio del palacio. Es todavía peor que la extensión de nuestra Facultad de Medicina junto al palacio de la avenida Córdoba. Es como si le construyeron una torre en el jardín al palacio Errázuriz.

Con lo que apenas se conoció el proyecto se formó una ONG, Salvemos al Frick, que desde el inicio contó con nombres de primer orden como el arquitecto Robert Stern, la escultora Maya Lin y nada menos que tres ex directores de la Comisión de Patrimonio de Nueva York. Esto último es clave, porque los ex funcionarios recordaban ciertos documentos relacionados al museo, como su promesa de hace cuarenta años de nunca tocar el jardín interno, diseñado por el británico Russell Page, que fue hecha cuando se permitieron pequeñas modificaciones al edificio en 1977. La ONG fue ganando cada vez más apoyos de grupos como la Fundación del Paisaje Cultural –que hasta encontró un comunicado de prensa del propio Frick anunciando que el jardín era “permanente”– y la Sociedad Municipal de las Artes. La prensa especializada, que en Nueva York no elogia a todo el que le ponga un avisito, fue durísima con la mediocridad del proyecto y la idea de destruir “la joya” del jardín.

Los directivos del Frick prestaron atención porque tenían muy presente el caso de otro museo similar y vecino, el Whitney, que había anunciado hace unos años el proyecto de comprar varias casonas del barrio, semidemolerlas y construir una torres de cristal por atrás. El Whitney estuvo más de un año en tribunales combatiendo amparos y demandas de patrimonialistas y vecinos, una galleta legal costosísima que terminó desalentando la idea. La rendición fue incondicional.

Lo que terminó de convencer al Frick de dar marcha atrás, según The New York Times, fue una serie de charlas informales con la Comisión de Patrimonio. Aquí conviene señalar que esta institución municipal reúne al gobierno de la ciudad, instituciones públicas de arquitectura, patrimonialistas y especialistas en patrimonio cultural, con lo que es una instancia de diálogo en serio y no un par de funcionarios nombrados a dedo, como la nuestra. La Comisión le dio a entender al Frick que el proyecto no iba a ser aprobado y que mejor debía buscar alternativas.

Con lo que el museo anunció que suspendía la idea y que iba a buscar otras maneras de lograr lo que necesita, que es un cincuenta por ciento de espacio extra para exposiciones temporarias y un 24 por ciento más para su acervo de obras de Greco, Degas, Manet y Renoir, entre otras perlitas. Extraoficialmente, el museo admitió que hasta recibió varios memos y dibujos de arquitectos preocupados ofreciendo alternativas que no implicaran algo tan feo y violento como la torre en el jardín. Como no hay apuro –el plan era empezar a construir en 2017– se pueden manejar alternativas que van desde cavar hasta readministrar el espacio actual con más eficiencia.

La lección para los porteños es una de convicción y gentil firmeza completamente ausente en nuestro ineficiente gobierno municipal. Las administraciones anteriores al PRO contestaban “no hay leyes que nos permitan pararlos” con ojos de ternura. Los macristas contestan lo mismo, con ojos duros, de contador de empresa constructora. Que en Nueva York, nada menos que Nueva York, se pueda usar el poder “blando” del estado municipal para detener una barbaridad demuestra que es posible hasta en esta Buenos Aires.”

VER NOTA COMPLETA

“El nuevo proyecto para La Imprenta y La Cuadra bajo la catalogación” (Página12)

March 5th, 2014 Comments off

Los lectores de m2 recuerdan que recientemente se publicó una oscura y preocupante resolución de ese mago de la firma rápida, el director general de Interpretación Urbanística y Registro, Antonio Ledesma (1-2-14). La disposición 1694 consideraba “factible” un nuevo proyecto para La Cuadra y La Imprenta, los dos edificios patrimoniales que causaron un verdadero levantamiento de los vecinos de esa zona de Palermo cercana al Hipódromo, con amparo primero y leyes de catalogación después. El texto del socio comercial de sus jefes Daniel Chain y Héctor Lostri –¿y la Ley de Etica Pública?– era un palabrerío confuso, que daba pie a la preocupación. Tanta que el nuevo proyecto fue rápidamente enviado a esta redacción con un mensaje: se ajusta a las catalogaciones.

Como se puede ver en las dos imágenes, el grado de protección de las dos piezas es muy diferente. La Cuadra la tiene muy alta, con lo que no puede alterarse su aspecto ni volumetría. El nuevo proyecto mantiene su actual aspecto de galería y sólo elimina el techado liviano de vidrio que se había colocado cuando se hizo el restaurante. Este techo vidriado se reemplaza por otro más alto, con lo que se crea una circulación nueva por encima de las caballerizas en sí. Esto es, el techo vidriado queda rasante con la mansarda del frente, invisible desde la calle. Esta cubierta no cierra todo, porque atrás quedan los árboles al aire libre.

Otro cambio es que La Cuadra no va a estar más comunicada con La Imprenta por adentro, lo que desarma ese curioso “final” que le habían agregado. Ahora va a terminar y listo, como en el original. A la vuelta, se preservará la fachada de la vieja imprenta, como ordena el grado de catalogación más liviano que le dio la Legislatura. Esta fachada quedará integrada a un edificio de once niveles con retiros, exactamente lo que tienen sus vecinos. Por encima y retirado del frente, se elevará una pequeña torre en el terreno largo donde se alzaba el atrio de entrada al centro comercial. La Imprenta seguirá siendo un gran local, muy posiblemente gastronómico.

Consta en los originales que las imágenes de esta nota fueron enviadas y recibidas por mesa de entrada en el gobierno porteño, con lo que son, por así decirlo, el proyecto “oficial” para el lugar. La obra no tiene fecha todavía por una curiosidad judicial, que el amparo sigue vigente pese a que la Legislatura resolvió la cuestión de fondo al catalogar por ley los dos edificios, con lo que su custodia pasa a ser responsabilidad del Ejecutivo porteño.

VER NOTA COMPLETA

Alarma en Cañitas: EL GCBA considera “factible” la ampliación de La Cuadra y La Imprenta.

February 12th, 2014 Comments off

tertulias_lacuadraImagen de Noviembre de 2011.

Mientras se despejaba el negocio de molestos y molestas, se avanzaba con empezar a abrir camino para un emprendimiento insano pero sumamente rentable, el que quiere terminar de polisaturar la zona de Palermo cercana al Hipódromo con otra megasupertorrezota. Nuevamente se trata de Ledesma y su Dgiur –¿el arquitecto se da cuenta de que Lostri lo tiene firmando cosas que pueden terminar feamente en tribunales?, ¿tanto le pagan?– y el caso es el memorable artefacto que se quiere comer al restaurante La Cuadra y al minishopping La Imprenta, y levantó en armas a un barrio de los más paquetes y bienpensantes.

Resulta que en su disposición 1694, emitida en octubre, Ledesma le da seis meses a los especuladores para que presenten planos porque considera “factible” la ampliación de “los edificios sitos en Jorge Newbery 1651, Migueletes 858/60/62 y 868/70/80” respectivamente conocidos como La Cuadra y La Imprenta. Legalmente hablando, se trata de las parcelas 16, 25 y 26 de la misma manzana porteña, con pedido de englobar para hacer un emprendimiento de alto caletre. Según arranca la resolución, la vieja caballeriza –la última de la ciudad– tiene protección estructural por ley y La Imprenta la tiene cautelar. Esto significa que en el primer caso no se puede ampliar el edificio de ninguna manera y en el segundo sólo se puede si resulta invisible desde la vereda.

Pero el proyecto presentado en su momento simplemente se cargaba todo y dejaba como maquetas las fachadas existentes. Como el obrador iba a tener acceso sobre Newbery, La Cuadra se iba a demoler completamente para hacer entrar los camiones y maquinarias, y luego se iba a construir una maqueta con materiales nuevos para calmar las aguas. Este proyecto se tuvo que descartar cuando la Legislatura catalogó ambas propiedades, pero evidentemente los especuladores presentaron otro. Ledesma, para que se entienda que en el fondo puede hacer lo que le diga Lostri, recuerda que “el capítulo 5.4.12” del Código, dedicado a “Distritos áreas de protección histórica APH, en su ítem 8) Casos Especiales, establece: que … El PE podrá autorizar flexibilizaciones a las disposiciones de este Código, de la Edificación y de Habilitaciones y Verificaciones cuando la exigencia de su cumplimiento implique obstaculizar el logro de los objetivos de rehabilitación perseguidos en las normas para los distritos APH. El Organo de Aplicación será el encargado de proponer, fundamentándolas debidamente, las flexibilizaciones a las que se hace referencia en el párrafo anterior…”

Con el paraguas bien abierto, el funcionario se dedica a marear con tecnicismos sobre la zonificación del barrio y no da mayores detalles de lo que traman los emprendedores. Lo único que se dice es que “surge que se pretende ampliar los edificios existentes de carácter patrimonial con un volumen con frente sobre la calle Migueletes que igualará el perfil de los edificios linderos existentes”, o sea que llegará a los 22 pisos de altura. Como el proyecto “respeta las alturas y el perfil edificable de los edificios existentes”, “el Area Técnica competente entiende que no existirían inconvenientes desde el punto de vista urbanístico y patrimonial en acceder a lo solicitado”.

El defensor adjunto del Pueblo porteño, Gerardo Gómez Coronado, que ya aprendió largamente a ver entrelíneas en estas resoluciones, subrayó algo muy llamativo: en ninguna parte del texto de Ledesma se dice qué altura tendrá el edificio futuro ni cuántos metros de superficie final. Como lo que se deduce de la oscuridad del texto es, de todos modos, que traman algo grandote, la pregunta final es tan obvia como ensordecedora: ¿cómo van a hacer para construir algo así respetando las catalogaciones? A mediados de marzo vence el plazo para presentar una propuesta formal.

VER NOTA COMPLETA

Cartas de Lectores: Salvemos La Cuadra, vecinos que salvaron al histórico edificio denuncian su abandono”

July 24th, 2012 No comments

Salvemos La Cuadra

Se­ñor Di­rec­tor:

“Quiero hacer público la desidia y el abandono en que se encuentra el edificio donde en su momento funcionaba el último stud de Buenos Aires, denominado La Cuadra. Los vecinos de ese emblemático lugar de Belgrano/Palermo lo defendimos a capa y espada y logramos que la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires reaccionara rápidamente (el tema tuvo amplísima difusión de los medios), interponiendo primero un amparo y luego promulgando una ley de protección estructural del lugar. Con esto se impidió la construcción de otra torre de las que ya abundan en la zona. Esto seguramente trajo mucho malestar en funcionarios o ex funcionarios, y en los desarrolladores que vieron caer ese gran negocio inmobiliario. El predio en cuestión está cerrado y en vía de ser otro lugar con historia deteriorándose en forma alarmante. Ya he cursado mails a la Comisión de Preservación del Patrimonio de la Ciudad, pero no obtuve ni siquiera el acuse de recibo. Hago público esto antes de que sea demasiado tarde y este hermoso lugar de encuentro de todos los vecinos pase a ser un montón de escombros.

“Si los legisladores consideraron que merecía ser declarado patrimonio cultural, ¿no sería lógico que obliguen a sus dueños a preservarlo?

Carlos Battistón
cbm125@gmail.com

Salvar La Cuadra

Se­ñor Di­rec­tor:

“Adhiero totalmente a los conceptos vertidos por el lector Carlos Battistón acerca del abandono en que se encuentra el histórico y emblemático sitio donde funcionó el último stud en la ciudad, conocido como La Cuadra. Urge reclamar a sus propietarios el buen mantenimiento, conservación del lugar o su reactivación comercial, y evitar así el deplorable estado actual, que incluso es aprovechado para que gente en situación de calle pernocte en su entrada. Es imprescindible seguir con esta campaña para vencer el continuo deterioro del barrio por la proliferación de obras en construcción de edificios, que ahondan los problemas de habitabilidad general. Si el lugar fue declarado patrimonio cultural, ¿qué estamos esperando?

Rodolfo V. Angelo
dipalu08@gmail.com

Carta de Lectores de La Nación 20 de Julio de 2012

Comunicado de Prensa: La Justicia ordenó la suspención de toda obra en la Plaza I. Alvear.

March 9th, 2012 No comments

COMUNICADO DE PRENSA

 Estación de subte Plaza Francia

La Justicia ordenó suspender las obras

Buenos aires, 9 de marzo – 17 hs. El Juez Hugo Zuleta (Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 10) hizo lugar a la medida cautelar solicitada por Basta de Demoler y Sonia Berjman, y en consecuencia ordenó  al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) la inmediata suspensión de toda obra en la Plaza Intendente Torcuato de Alvear, relacionada con la construcción de la Estación Plaza Francia de la Línea H de subterráneos, hasta tanto se resuelva la acción de amparo.

Fundamentos

Entre los fundamentos, el Juez esgrime que la Ley 317 que aprobó la traza de la línea H establece la ubicación de la Estación Plaza Francia  “en la plaza homónima en inmediaciones de Av. Del Libertador y Facultad de Derecho”; y que SBASE pretende construir la Estación debajo de la Plaza Intendente  Torcuato de Alvear.

Continúa que, además de no existir ninguna Ley que autorice tal modificación, existe una diferencia relevante entre ambas plazas: la Plaza Intendente Alvear forma parte del APH 14 que especifica que “en el espacio público se conservarán las especies arbóreas existentes con el fin de mantener las cualidades ambientales del área. Se prohíbe la tala o trasplante de las especies vegetales”. También establece que “los jardines deben ser mantenidos y protegidos de su destrucción. Se mantendrán los senderos existentes”.

Audiencia pública

Se fundamenta también que se realizaron 2 audiencias públicas, primeramente con motivo de la sanción de la ley 317, en 1998, y otra en 2001 en relación con la Ley 670, pero que ninguna de estas leyes contemplaba la construcción de la Estación PLAZA FRANCIA debajo de la Plaza Intendente Tocuato de Alvear.

Agrega que “tampoco se ha acreditado la imposibilidad de emplazar la estación en el lugar determinado expresamente por la Ley 317”, y que la invocación del interés público no puede justificar la violación de normas legales y constitucionales.

Se han sumado al pedido de amparo: Dip. Adrián Camps, Dip. María José Lubertino, Centro Argentino de Arquitectos Paisajistas y Dr. Andrés Gil Dominguez (profesor Facultad de Derecho UBA)

El Fallo del Juez está disponible aquí

Juez ordena detener totalmente las obras de la Estación Plaza Francia

Peligro en el Anasagasti: pese al pedido de los vecinos, el CAAP se niega a proteger todas los edificios del pasaje frente al Alto Palermo

March 4th, 2012 No comments

Resulta que los vecinos del pasaje Anasagasti pidieron que les cataloguen el lugar, en bloque y sin beneficio de inventario. El Anasagasti es ese lugar tan especial que desemboca en Santa Fe, justo frente al Alto Palermo, cien metros de casonas de primera agua y viejos edificios de departamentos muy bien construidos. La fuerza de la estética es tal, que hasta se ven raros casos de intervenciones pensadas. Un ejemplo está a mitad de cuadra, en lo que fue una residencia privada muy paqueta que por muchos años perteneció a la Agencia Novosti, la entidad soviética que difundía notas favorables y recogía información “blanda” para el gobierno. En los ’90, la embajada vendió la sede y un especulador más inteligente que el montón estiró el edificio para arriba con una fachada seca, discreta, manteniendo la muy ornada original. El efecto es agradable y hay que levantar la mirada para percibir que se está frente a un edificio en altura.

Pero en el Consejo Asesor hubo todo un debate. Resulta que Susana Mesquida –que, técnicamente hablando, no tiene ni derecho a hablar, porque no tiene mandato de su jefe, el director general Antonio Ledesma, y ni siquiera aparece presente en planilla– se emperró en descartar piezas. Junto a otras funcionarias que no son consejeras y tampoco deberían hablar, pero hablan todo el tiempo, discutió recomendar la catalogación de los edificios más altos de nueve metros. Esto es porque al ser pasaje, el Anasagasti tiene esa altura como máximo y por tanto “no hace falta catalogarlos”. Mesquida parece olvidar que una catalogación también protege a los edificios de ciertas intervenciones poco felices y vandálicas, además de impedir su desaparición.

Mesquida y sus socias también se las tomaron con la peluquería de Miguel Romano, una coqueta casa en estilo Tudor. La foto muestra la fachada intacta, pero Mesquida considera que toda peluquería –y todo boliche bailable y todo bar– automáticamente significa la destrucción de interiores. La arquitecta-funcionaria no conoce esa peluquería en particular, pero discutió y discutió que no había que catalogarla sólo por sospecha de peluquería.

Hasta David Kuliok, representante de FADU, discutió este esnobismo. Kuliok dijo con gran cordura que el Anasagasti es un conjunto urbano y debe ser protegido como tal, más allá de interiores o estados individuales. Según parece, Mesquida lo miraba medio en desacuerdo, medio sin entender el planteo y medio asombrada de que un “desarrollista” probado le discutiera tal cosa.

VER NOTA COMPLETA

“La Justicia ha puesto la lupa sobre el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales, el órgano que determina que se demuele y que no. “Verano Patrimonial” (Por Página 12)

January 25th, 2012 No comments

Los depredadores patrimoniales –públicos y privados– creyeron que tendrían un veranito de demoliciones. No fue así.

La ayuda que les dio la bancada del PRO y algunos legisladores opositores en la Legislatura porteña duró poco. El Poder Judicial, con el primero de varios fallos en plena feria, les amargó la temporada de caza: las leyes 2548 y 2056 –que protegen preventivamente los edificios anteriores a 1942– seguirán vigentes hasta tanto los diputados concluyan el debate sobre su eventual y necesaria prórroga.

Luego, llegó la prohibición de demoler la Casa Suiza y, esta semana, otras dos resoluciones de los jueces Vicente Cataldo y Elena Liberatori impidieron la destrucción de un inmueble en Puán 123 y otro en Teodoro García 1733. En estos casos los amparos fueron iniciados por el Dr. Guillermo Blousson, presidente de la Asociación Civil Barrio La Imprenta. Esta ONG patrimonialista nació al calor de la lucha –y el triunfo– para preservar los emblemáticos edificios conocidos como La Imprenta y La Cuadra.

La efectiva actuación de la Justicia en defensa del patrimonio cultural ya no es una noticia y, a esta altura, tampoco que los jueces habiliten la feria judicial para tratar estos temas, ni que los depredadores busquen cualquier resquicio para burlar la ley, pero las últimas decisiones judiciales traen novedades importantes.

La principal es que la Justicia ha puesto la lupa sobre el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales (CAAP). Se trata de un órgano mixto, integrado por representantes del Poder Ejecutivo, de la Legislatura y de algunas instituciones, y sus miembros cumplen tareas en forma honoraria, pero esto no los exime de responsabilidad, incluso, penal.

La descripción de las curiosidades e irregularidades de la nueva votación en la que el CAAP resolvió desestimar un inmueble que ya se encontraba legalmente protegido vamos a dejarla para la semana que viene porque merecen una columna especial.

El edificio de Teodoro García forma parte, además, de un record que difícilmente puedan explicar los integrantes del CAAP que votaron a favor de su desestimación. Fue dejado sin protección junto con otros 900 –sí, ¡novecientos!– inmuebles “evaluados” en una sola reunión.

Tal vez por eso, y a pesar de que todavía no analizó la cuestión de fondo, el juez le dedicó un duro párrafo al CAAP: “Sin duda, ayuda a la pretensión cautelar de la demanda la total carencia de fundamentos de la decisión adoptada el 12-5-2009 por el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales, con la mera lectura de la ‘nota’ –las comillas son del juez y tienen que ver con la informalidad del CAAP, que no numera ni registra sus actuaciones– emitida ese día”.

VER NOTA COMPLETA

“Amparo por el patrimonio edificado” (Por Página12)

December 23rd, 2011 No comments

Ante la negativa del PRO de renovar las leyes que protegen los edificios históricos, las ONG pedirán hoy que un juez prohíba demoler edificios anteriores a 1941 hasta que la Ciudad termine un muy demorado catálogo.

Las principales organizaciones de defensa del patrimonio edificado presentarán hoy ante la Justicia porteña un amparo para frenar la destrucción de edificios anteriores a 1941. La movida judicial es en respuesta a la negativa del oficialismo en la Legislatura de renovar la ley 3056, que crea un procedimiento especial para demoler esos edificios. Junto a proyectos de ley presentados la semana pasada, el amparo es un intento de frenar lo que están llamando un “verano de la piqueta”.

El amparo será presentado hoy por Basta de Demoler, la Fundación Ciudad, Proteger Barracas, SOS Caballito, ProtoComuna Caballito y Salvar Floresta, con el apoyo de una veintena de organizaciones barriales y culturales. El objetivo es pedir a la Justicia que congele toda demolición hasta que la Ciudad cumpla el mandato de la ley porteña 1227. La norma, que es la ley marco de manejo del patrimonio de Buenos Aires, ordena al Ejecutivo que realice un catálogo general de edificios representativos culturalmente, históricos, simbólicos por su uso o asociación con la memoria barrial y de valor arquitectónico.

VER NOTA COMPLETA

“A mostrar los papeles” (Por Página12)

October 26th, 2011 No comments

“Un amparo deja al Consejo Asesor en Asuntos Patrimoniales en una situación que no podrá sostener: la de tener que explicar a un juez sus funcionamientos internos. Mientras, se vuelve a hablar de diagonales.

El gobierno porteño acaba de perder otra causa judicial, cuando el juez Guillermo Scheibler concedió un amparo a la Asociación Civil Barrio La Imprenta. Lo curioso del asunto es que los de La Imprenta no estaban litigando por sus intereses directos y que la causa es para saber si se va a demoler, o no, o tal vez, o puede ser un edificio en la calle Teodoro García. Tanta ambigüedad nace del espectacular nivel de desprolijidad con que se mueve el Consejo Asesor en Asuntos Patrimoniales, que no para de meter la pata quebrando leyes y generando situaciones muy lucrativas, pero del todo indefendibles.”

VER NOTA COMPLETA

El juez ratificó la medida cautelar que protección de “La Cuadra” y de “La Imprenta”. Mientras tanto los vecinos crean una organización vecinal.

January 8th, 2011 1 comment

Con fecha 29/12/2010 el juez Otheguy ratificó la medida cautelar ordenando al GCBA impedir cualquier acción que implique alteración en estos inmuebles, hasta el dictado de la sentencia definitiva.

Mientras tanto, los vecinos de La Imprenta y La Cuadra están formalizando una ONG. Para más información “Asociación Barrio La Imprenta”