Home > Demolicion Ilegal, Diario Página 12 > La Justicia confirma la protección de la capilla de la Señora de Guadalupe (Página12)

La Justicia confirma la protección de la capilla de la Señora de Guadalupe (Página12)

August 23rd, 2015

mansilla 3845-798708

Los vecinos de la plaza Güemes, también conocida por plaza Freud, están festejando un triunfo realmente importante. Resulta que este mes la Sala uno de Apelaciones de la Justicia porteña en lo contencioso administrativo rebotó la apelación que habían presentado la Ciudad y la iglesia de Guadalupe, confirmando un fallo de primera instancia. Ese fallo había congelado la demolición de un inmueble en la calle Mansilla 3545, parte de la primera capilla de la Señora de Guadalupe. La misma decisión declaró nula la resolución del gobierno porteño de sacar de prepo ese edificio del catálogo de inmuebles patrimoniales. Más aún: la Cámara consideró tan irregular el trámite del gobierno porteño que le mandó la causa a la Cámara Nacional en lo Criminal para que revise si no hubo delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Este espectacular sapo del macrismo se debe a la habitual mezcla de angurria y mano blanda que caracteriza al actual gobierno de nuestra Ciudad, que ya instaló que demoler es fácil y simple, casi un mandato de progreso. La congregación de la Guadalupe tiene más de un siglo instalada en el barrio y es dueña de casi todo lo que rodea y enfrenta al templo en sí. Esta causa nace con la idea de demoler lo que fue la primera capilla y hacer un edificio en altura para uso de los religiosos. Los vecinos se movilizaron y recurrieron a la Defensoría del Pueblo porteña, cuya área de patrimonio estaba por entonces a cargo de Gerardo Gómez Coronado. Este logró una rara instancia de diálogo con el gobierno porteño, que mostró expedientes y más expedientes para probar que todo estaba en regla.

Pero los vecinos notaron cosas raras, como que paralizaran las obras mientras hablaran y hasta ofrecieran hacer un Museo Pastoral abierto al público, con lo que miraron más de cerca los papeles. Así fue que descubrieron que el pecado era de origen, porque el edificio había sido descatalogado de araca, sin seguir ningún trámite medianamente legal.

Lo siguiente fue el amparo, un fallo favorable y ahora la segunda instancia, que confirma de este modo potente que sí pasan cosas raras, que sí se dan permisos de demolición irregulares, que sí estamos lejos de tener un gobierno porteño que respete la ley.

VER NOTA COMPLETA

Comments are closed.