Los miembros del CAAP hasta pidieron más control en esa APH.

Este 18 de diciembre a los consejeros les terminó doliendo la mano de tanto firmar y firmar resoluciones. Una fue una verdadera lista-ómnibus de edificios liberados a la piqueta y la especulación, 64 en total. Otra es una segunda lista de 11 edificios escolares de la ciudad que tampoco merecen el buen humor de los consejeros, ni siquiera a una semana de Navidad. Estos difícilmente serán derribados –el macrismo no invierte tanto en educación– pero al no tener parámetros patrimoniales serán remodelados a la bartola, en el estilo colegio argentino con los caños de gas a la vista y pintados de amarillo.

VER NOTA COMPLETA