LA UNIONE OPERAI

Una buena noticia es que se confirmó que el venerable edificio de la Unione Operai Italiani, en la calle Sarmiento, fue vendido a gente que afirma públicamente que lo va a restaurar y preservar. Lo llamativo del asunto es que los flamantes dueños son los miembros del culto de la cienciología, con lo que es probable que la operación se haya hecho con donaciones de Tom Cruise o John Travolta…

Pero lo que importa es que la formidable obra de Virginio Colombo, un hito del Art Noveau porteño, va a salir de su triste destino de ruina. Un señor Gustavo Libardi explicó, en nombre de los nuevos propietarios, que ya se inicia la primera etapa de la obra, la remoción de escombros de tanto derrumbe e incendio. Luego se apuntalará la sala de espectáculos, cuya cubierta corre riesgos, mientras se intentará “recuparar elementos faltantes” que, cortésmente, se afirma “fueron retirados”.

El comunicado de prensa firmado por Libardi asegura que todas las obras se realizarán con criterios de restauración y el breve texto resulta creíble. Por otros canales, se supo que el especialista Fabio Grementieri asesora los trabajos y que un equipo de arquitectos norteamericanos prepara un proyecto para reciclar y reequipar los ambientes en altura.

VER NOTA COMPLETA: