El macrismo ordenó un destrozo general de arboledas y también una plantación de palitos que contradice el sentido común y sus propios reglamentos.

VER NOTA COMPLETA