“Pero sí, según parece, a la propaganda electoral. Es lo que casi pasó en la meneada plaza Intendente Alvear, la que el macrismo insiste en llamar plaza Francia. En esa plaza diseñada por Carlos Thays, protegida por todos lados y la primera inaugurada como plaza “moderna”, verde, hay un prado en el ángulo de Pueyrredón y Libertador. Como es un espacio abierto, el macrismo se pone nervioso, como si le faltara algo, y constantemente está intentando poner algo. Primero fue, como se recordará, la estación del subte H, lo que originó un enorme agujero que tuvo que se tapado por orden judicial. Los macristas se quedaron tan resentidos que hasta le hicieron juicio a Basta de Demoler, culpando al amparista por la decisión de un juez (esta vergüenza autoritaria sigue adelante).

Con el agujero metropolitano tapado, este otoño volvieron a la carga, esta vez con un capricho personal del subsecretario de Espacios Verdes Patricio Di Stefano. La idea era poner un muro verde en medio del verde, una enorme letra B y una enorme letra A, formando el logo de BA verde. Si este cantero vertical, con bases de fuerte hormigón y, por lo tanto, más pozos, hubiera sido pensada para un lugar muerto, cementoso, hasta sería pasable. Pero ponerla en un espacio verde de verdad, en el pasto y entre los árboles, es simplemente surrealista. Hasta llegaron a hacer los pozos, pero por suerte desistieron antes de hacer más estropicios.”

VER NOTA COMPLETA