Hay un grupo de vecinos indignadísimo por lo que consideran un proyecto tonto, frívolo y perfectamente inútil, aunque potencialmente muy rentable para algunos, del gobierno porteño. Este grupo se define como las Víctimas de la Diagonal Sur y acaba de difundir una suerte de manifiesto contra la idea de terminar esa avenida demoliendo una gran cantidad de edificios patrimoniales desde Piedras y Belgrano hasta Independencia y 9 de Julio. Estos vecinos subrayan razones históricas para oponerse, indican que así va a desaparecer la única y mínima placita de la zona y alertan de que se va a desalojar más de trescientas familias que no nadan en la abundancia.

VER NOTA COMPLETA